Un estudio preliminar indica que la vacuna CoronaVac neutraliza a las nuevas variantes del SARS-CoV-2 | AGÊNCIA FAPESP

Un estudio preliminar indica que la vacuna CoronaVac neutraliza a las nuevas variantes del SARS-CoV-2 En el marco de un análisis de laboratorio a cargo del Instituto Butantan en colaboración con la Universidad de São Paulo, en Brasil, se inocularon los linajes P.1. y P.2. en un cultivo celular que contenía el suero de personas inmunizadas. Según los investigadores, los resultados fueron satisfactorios (foto: Gobernación del Estado de São Paulo)

Un estudio preliminar indica que la vacuna CoronaVac neutraliza a las nuevas variantes del SARS-CoV-2

25 de marzo de 2021

Por Maria Fernanda Ziegler  |  Agência FAPESP – Un estudio preliminar realizado en el Instituto Butantan (en el estado de São Paulo, Brasil) sugiere que la vacuna CoronaVac puede neutralizar a las variantes P.1. y P.2. del SARS-CoV-2. Aparte del relajamiento de las medidas de distanciamiento social ocurrido en Brasil durante las fiestas de fin de año y durante el carnaval, y del lento ritmo de la vacunación, los epidemiólogos le han apuntado a la variante brasileña (P.1.) –potencialmente más transmisible– como una de las causas de la reciente alza de los contagios y las muertes por COVID-19.

“El tema de las variantes nos preocupa a todos. Debemos estar muy atentos y evaluar si las vacunas producen anticuerpos contra ellas. Ya sabíamos que la vacuna CoronaVac tenía eficacia comprobada contra las variantes del Reino Unido (B.1.1.7) y de Sudáfrica (B.1.351), y ahora verificamos también que es eficiente contra las variantes P.1. y P.2.”, dijo Dimas Covas, presidente del Instituto Butantan, durante una conferencia de prensa realizada el día 10 de marzo en la sede de la gobernación del estado de São Paulo.

El Instituto Butantan produce en Brasil la vacuna CoronaVac, desarrollada por la compañía farmacéutica china Sinovac. Los estudios clínicos con este agente inmunizante cuentan con el apoyo de la FAPESP

“El estudio se realizó en colaboración con la USP en un laboratorio de bioseguridad 3 (NB3), donde es posible manipular el virus. En el análisis, le agregamos las variantes P.1. y P.2. a un cultivo celular que contenía suero de personas inmunizadas. El resultado, se bien que, por ahora, surge solamente de una pequeña cantidad de muestras, fue sumamente satisfactorio. Los anticuerpos presentes en el suero neutralizaron la acción de la variante P.1.”, afirma Ricardo Palacios, director médico de Investigación Clínica del Butantan.

La variante P.1., descubierta por primera vez en viajeros japoneses que regresaban provenientes de la ciudad Manaos, capital del estado de Amazonas, está circulando en Brasil y causa preocupación, pues potencialmente es más transmisible. En tanto, la variante P.2., reportada inicialmente en Río de Janeiro y que también circula en el país, no se ubica entre las nuevas variantes que preocupan.

Durante la conferencia de prensa, Covas puso de relieve que las variantes son nuevas formas del virus y que algunas de ellas exhiben características sumamente preocupantes. “Tal es el caso de la B.1.17 [conocida como variante del Reino Unido], cuya transmisión aumenta entre un 30 % y un 50 %, y la gravedad de los casos que provoca es superior en un 30 %. En tanto, la variante B.1.351 [sudafricana] está relacionada con el aumento de la carga viral en los infectados y con el aumento de la transmisión. A su vez, se muestra resistente a la neutralización mediante los anticuerpos que generan algunas vacunas o debido a la infección natural previa. La variante P.1. concentra las principales mutaciones de las variantes del Reino Unido y de Sudáfrica”, afirmó.

“Por eso estos resultados son alentadores; pero creo que lo más importante es la unión de estos resultados de laboratorio con la respuesta que estamos viendo en la disminución de las infecciones entre los ancianos vacunados en febrero. Este dato real, que también es preliminar, indica que la vacunación funciona y que también funciona para las variantes en circulación”, le dice Palacios a Agência FAPESP.

De acuerdo con datos de la Municipalidad de São Paulo, en plena alza de casos de la enfermedad, la muerte de ancianos con más de 90 años cayó un 70 %: de 127 en enero a 38 en febrero. Y hubo también una disminución drástica de la cantidad de internaciones. Esta es la franja etaria que fue inmunizada.

En el estado de Pernambuco, la Secretaría de Salud local reportó también la disminución del número de solicitudes de camas de Unidad de Terapia Intensiva (UTI) para ancianos de más de 85 años.

La respuesta inmune

En el estudio en cultivo celular con el suero sanguíneo de personas inmunizadas se evalúa únicamente la respuesta inmune que generan los anticuerpos. “En este tipo de estudios solamente es posible evaluar la respuesta inmune humoral, mediada anticuerpos. Sabemos que la respuesta inmune que la vacuna induce es mucho más amplia. Por eso es posible que la respuesta en la vida real sea aún mejor que en el laboratorio. Esto es algo que debe verificarse con nuevos estudios, tal como lo estamos haciendo en la ciudad de Serrana”, afirma Palacios.

El pasado 17 de febrero, el Instituto Butantan puso en marcha en Serrana, un municipio del interior de São Paulo, un estudio que apunta a evaluar el impacto de la vacunación en el combate contra la pandemia de COVID-19. Se está vacunando a toda la población mayor de 18 años. De este modo, los investigadores medirán el impacto de la vacunación sobre la transmisión del virus y sobre la disminución de la sobrecarga del sistema de salud, como así también otros efectos indirectos de la inmunización en la economía, la circulación de personas y también sobre las nuevas variantes del SARS-CoV-2.

De acuerdo con los datos de seguimiento genómico obtenidos en el estudio realizado en Serrana, las variantes P.1. y P.2. son las más prevalentes desde enero y febrero. “Estamos llevando adelante el proyecto de Serrana y seguimos la evolución del virus desde junio de 2020. En diciembre pasado, aparecieron alteraciones en el virus, y en enero, la P.2. ya predominaba en el municipio. De enero a febrero predomina la P.1., la más agresiva. Lo que sucedió en Serrana puede haber ocurrido en otros municipios brasileños también”, explicó Covas (lea más en: agencia.fapesp.br/35325). 

“Otro factor que estamos siguiendo con interés es la vacunación en Colombia. Allí se compraron inmunizantes de Sinovac, provenientes directamente de China, y el plan nacional de vacunación colombiano priorizó la región amazónica, en la frontera con Brasil, donde surgió la variante P.1.. Este seguimiento es necesario, pues puede constituir un indicador más de que la CoronaVac neutraliza a la nueva variante que causa preocupación”, añade el presidente del instituto paulista.

Un estudio de la Universidad de Campinas (Unicamp) demostró que la inmunidad natural es alrededor de seis veces menos eficiente para neutralizar a la variante brasileña P.1. con respecto al denominado linaje B, que circuló en Brasil durante los primeros meses de la pandemia. Ese estudio también mostró que el suero de las personas vacunadas con la CoronaVac neutralizó débilmente tanto al linaje B como al P.1.. Estos datos son preliminares y se basan en el análisis de tan solo ocho muestras (lea más en: agencia.fapesp.br/35430).  
 

  Republicar
 

Republicar

Agência FAPESP licencia sus noticias y otros tipos de materiales vía Creative Commons CC-BY-NC-ND, para que se los pueda reproducir gratuitamente y de manera sencilla en otros medios de comunicación digitales o impresos. Debe adjudicarse la autoría (el nombre del reportero), como así también la fuente (Agência FAPESP). El uso del botón HTML permite contemplar estas normas, cuyos detalles pueden leerse en la Política de Reproducción Digital de Agência FAPESP.


Los temas más populares