Se realizó el primer encuentro de la diáspora brasileña de ciencia e innovación en Alemania | AGÊNCIA FAPESP

Se realizó el primer encuentro de la diáspora brasileña de ciencia e innovación en Alemania Más de 60 campos científicos, en más de 50 ciudades alemanas, cuentan con la participación de brasileños. El evento online, organizado por la Embajada de Brasil en Berlín, reunió a investigadores y representantes institucionales (foto extraída del sitio web del Primer Encuentro Diáspora CTIBR)

Se realizó el primer encuentro de la diáspora brasileña de ciencia e innovación en Alemania

01 de abril de 2021

Por José Tadeu Arantes  |  Agência FAPESP – Brasil es uno de los países con elevados porcentajes de emigrantes altamente calificados que viven en países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). No existen datos recientes, pues el Censo 2020 no se realizó, pero en el año 2010 había 291.510 brasileños con educación superior en esas condiciones. Esta cifra representaba al 28,9 % del total de los emigrantes brasileños residentes en países de la OCDE en ese entonces, con un crecimiento del 102 % con relación al año 2000.

Durante los últimos años, se han concretado diversas iniciativas tendientes a articular a esos emigrantes altamente calificados en los distintos países. Este movimiento da prosecución a un proceso que se puso en marcha a partir del final de la década de 1990, con la autoorganización de las redes de diásporas de brasileños ocupados en actividades de ciencia, tecnología e innovación en Estados Unidos y en el Reino Unido; y más recientemente, con la realización de workshops realizados bajo los auspicios de las embajadas brasileñas.

El primero de esos workshops se organizó en Washington en el año 2017, por decisión del embajador brasileño en Estados Unidos a la sazón, Sérgio Amaral. Y a partir de entonces, las iniciativas de esta índole se multiplicaron: Washington (2018), Londres (2019), Washington (2019), Zúrich (2019), Dublín (2019) y Tokio (2020). Y ahora le llegó el turno a Berlín, con la realización del Primer Encuentro de la Diáspora Brasileña de Ciencia e Innovación en Alemania, que tuvo lugar el pasado 25 de febrero de 2021.

Abrieron el encuentro, que se realizó en forma online, el embajador de Brasil en Alemania, Roberto Jaguaribe, el presidente de la Academia Brasileña de Ciencias (ABC), Luiz Davidovich, y el presidente de la Empresa Brasileña de Investigación e Innovación Industrial (Embrapii), Jorge Guimarães. Jaguaribe puso de relieve que la embajada pretende facilitar el proceso de integración de la diáspora. “No existe una cuantificación de la diáspora en Alemania. Pero sabemos que más de 60 campos científicos, en más de 50 ciudades alemanas, cuentan con la participación de brasileños”, dijo.

Davidovich afirmó que “el gran reto” consiste en transformar la ciencia en productos y asegurar, de este modo, un aporte sostenible de recursos a las actividades de investigación y desarrollo. Guimarães, por su parte, subrayó que “el concepto de diáspora ha venido cambiando en función de los éxitos de Japón, China y la India, que aprovecharon muy bien la presencia de sus emigrantes altamente calificados en el exterior”.

La diáspora brasileña es un tema que ha sido bastante estudiado por Ana Maria Carneiro, docente del Programa de Posgrado en Política Científica y Tecnológica de la Universidad de Campinas (Unicamp) e investigadora del Núcleo de Estudios de Políticas Públicas de dicha institución (NEPP-Unicamp).

Carneiro participó en el evento con la conferencia intitulada “La diáspora brasileña de Ciencia, Tecnología e Innovación”. Y sostuvo que el concepto de “diáspora” evolucionó durante la década de 2000, desde una connotación muy negativa, asociada a la idea de “fuga de cerebros” (brain drain), hacia la connotación positiva de “redes de circulación de cerebros”, que corresponde al propio proceso de internacionalización de la investigación científica y tecnológica.

“Es necesario resignificar la palabra ‘diáspora’, sacándole la idea de pérdida para Brasil. Por otra parte, debemos avanzar con la definición y la implementación de políticas que favorezcan la participación de los ‘diasporizados’ en iniciativas tanto en el país de origen como en los países de destino, que no necesariamente impliquen el regreso”, argumentó.

Los “diasporizados” en Alemania

Durante la primera parte del panel intitulado “Las experiencias en instituciones alemanas de investigación y desarrollo y las potencialidades de cooperación con Brasil”, dedicado al sector académico y a la investigación fundamental, Fernanda Ramos Gomes, investigadora del Max Planck Institute for Experimental Medicine, y Sérgio Costa, profesor titular y director del Lateinamerika-Institut de la Freie Universität Berlin (LAI-FU), se refirieron a sus experiencias personales en Alemania.

“Las redes de ‘diasporizados’ aún dependen mucho de los contactos personales”, dijo Ramos Gomes, quien reconoció haber seguido una trayectoria bastante peculiar. Graduada en la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), se doctoró en Alemania, donde se readicó, sin recurrir a becas o ayudas de instituciones brasileñas de apoyo a la investigación científica. Trabaja en el desarrollo de biomarcadores para la detección del cáncer y de metástasis con base en puntos cuánticos.

En tanto, Costa fue a Alemania a finales de la década de 1990. Regresó a Brasil, en donde trabajó como investigador del Centro Brasileiro de Análise e Planejamento (Cebrap), y luego retornó a Alemania, donde es docente e investigador en el área de ciencias sociales desde 2008. Al reconocer la gran apertura de Alemania a la cooperación internacional, el director del LAI-FU afirmó que, del lado brasileño, el desarrollo científico se encuentra actualmente bastante amenazado por los recortes de fondos.

El politólogo Abílio Baeta Neves, de la ABC, sugirió la creación de un banco de datos que integre a instituciones y a personas interesadas en la conexión Brasil-Alemania en los campos de la ciencia, la tecnología y la innovación.

La segunda parte del panel, dedicada a las empresas y a la investigación aplicada, contó con la moderación de Eduardo do Couto e Silva, director del Laboratorio Nacional de Biorrenovables, dependiente del Centro Nacional de Investigaciones en Energía y Materiales (LNBR-CNPEM). Y congregó al ingeniero David Carlos Domingos, director del Centro de Proyectos Brasil, de la Fraunhofer IPK Berlin, y al científico de la computación Thiago Ramos dos Santos, director del Medical Imaging Research & Algorithms, de Bayer.

Ambos están comprometidos en la promoción de proyectos de cooperación Brasil-Alemania en la esfera industrial, y en la atracción de brasileños y la creación de startups. Y ambos también se graduaron en la Universidad Federal de Santa Catarina (UFSC); y se doctoraron en Alemania. Domingos a su vez ha llevado a más de 40 estudiantes brasileños al país europeo.

El segundo panel se enfocó en la creación de redes de cooperación, con los informes de tres experiencias exitosas en tal sentido.

Bruna Ferreira Montuori, presidenta de la Asociación de Brasileños Estudiantes de Posgrado e Investigadores en el Reino Unido (ABEP-UK), relató cómo funciona dicha entidad, fundada en 1980. El ingeniero Fredy Rios, director de la Red de Investigadores Chilenos en Alemania, se refirió a la experiencia de organización de la pequeña pero activa diáspora chilena. Y Gabriela Marques-Schäfer, presidente de la Red Brasil-Alemania de Internacionalización de la Educación Superior (Rebralint), aportó información detallada sobre esa organización que reúne a docentes investigadores brasileños y alemanes que trabajan en las cinco regiones de Brasil y que desarrollan proyectos de cooperación con Alemania en las diferentes áreas del conocimiento. La moderación estuvo a cargo de Sofia Daher, coordinadora técnica del Centro de Gestión y Estudios Estratégicos (CGEE).

Daniella Ortega de Paiva Menezes, ministra consejera de la Embajada de Brasil en Berlín, y Silvia Nougués Wargaftig, asesora de CT&I y Cooperación de la Embajada de Brasil en Berlín, efectuaron el resumen de los paneles realizados y coordinaron la transición hacia dos salas virtuales de conversación.

La primera, que abordó las oportunidades de financiación, contó con la participación de Alexandre Roccatto, coordinador de Programas Científicos de la FAPESP, Alexandre Barragat, gerente del Departamento de Cooperación Internacional de la Financiadora de Estudios y Proyectos (Finep), y Dietrich Halm, director de Cooperación con América Latina de la Deutsche Forschungsgemeinschaft (DFG).

La segunda sala, enfocada en la interacción de la diáspora, contó con la moderación de Milene Mendes de Oliveira, investigadora en la Universidad de Potsdam, Uirá Souto Melo, investigador de la Universidad Charité, de Berlín, y Guilherme Abuchahla, investigador en el Leibniz Centre for Tropical Marine Research (ZMT).

El secretario Pedro Ivo Ferraz da Silva, jefe del Sector de Ciencia, Tecnología, Innovación y Cooperación de la Embajada de Brasil con sede en Berlín, fue el conductor del Primer Encuentro de la Diáspora Brasileña de Ciencia e Innovación en Alemania.

Puede obtenerse más información –incluido un conjunto de videos sobre la experiencia de brasileñas y brasileños que desempeñan actividades de CT&I en Alemania– en el siguiente sitio web: diaspora-ctibr.de
 

  Republicar
 

Republicar

Agência FAPESP licencia sus noticias y otros tipos de materiales vía Creative Commons CC-BY-NC-ND, para que se los pueda reproducir gratuitamente y de manera sencilla en otros medios de comunicación digitales o impresos. Debe adjudicarse la autoría (el nombre del reportero), como así también la fuente (Agência FAPESP). El uso del botón HTML permite contemplar estas normas, cuyos detalles pueden leerse en la Política de Reproducción Digital de Agência FAPESP.


Los temas más populares