Una empresa brasileña desarrolla un autotest para la detección de todas las variantes del SARS-CoV-2 | AGÊNCIA FAPESP

Una empresa brasileña desarrolla un autotest para la detección de todas las variantes del SARS-CoV-2 Se trata de una startup de São Paulo que cuenta con el apoyo de la FAPESP, y elaboró todos los insumos de la referida prueba, que estarán disponibles para las empresas que realizan el montaje y la distribución de kits de diagnóstico de la enfermedad (foto: Thiago Oliveira)

Una empresa brasileña desarrolla un autotest para la detección de todas las variantes del SARS-CoV-2

21 de abril de 2022

Por Fábio de Castro  |  FAPESP Investigación para la Innovación – La empresa de biotecnología Biolinker, con sede en São Paulo (Brasil), desarrolló un nuevo autotest rápido para la detección del virus SARS-CoV-2. Los insumos utilizados en la elaboración del mismo, producidos en su totalidad por Biolinker con el apoyo del Programa FAPESP de Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (PIPE), quedarán a disposición de las empresas asociadas para el montaje y la distribución de los kits de test rápidos destinados a la detección de la enfermedad.

De acuerdo con Mona das Neves Oliveira, investigadora responsable del proyecto, una de las ventajas de este test rápido reside en que puede aplicárselo en casa y el resultado sale en tan solo 15 minutos, aparte de que posee sensibilidad para detectar todas las variantes del virus.

“La tecnología que utilizamos permite detectar partes del virus que no sufren mutaciones y ha mostrado una alta sensibilidad para todas las variantes, ómicron inclusive”, explica Oliveira, directora científica de Biolinker, una startup incubada en el Centro de Innovación, Emprendimientos y Tecnología (Cietec), vinculado a la Universidad de São Paulo (USP) y al Instituto de Investigaciones Energéticas y Nucleares (Ipen).

La empresa ya había desarrollado en colaboración con el investigador Frank Crespilho, del Instituto de Química de São Carlos (IQSC) de la USP –también con el apoyo del PIPE-FAPESP–, un test serológico que detecta anticuerpos y que se aplica en laboratorios (lea más en: agencia.fapesp.br/35118/). 

No obstante, durante la última ola de la pandemia, los centros de diagnóstico manifestaron la urgente necesidad de acceder a pruebas rápidas, que estaban escaseando en todo el país. Biolinker empezó entonces a desarrollar este test rápido en carácter de prioridad.

“Si bien las investigaciones sobre el test serológico estaban más adelantadas, modificamos nuestro enfoque orientándonos hacia el test rápido porque los recursos son limitados y teníamos clientes que habían manifestado su interés”, comenta Oliveira. “Elaboramos las biomoléculas y evaluamos a los proveedores nacionales, realizamos los ensayos y concluimos el desarrollo tecnológico del autotest rápido para la detección del antígeno del COVID-19”, afirma.

Con la gran demanda de test para la enfermedad en Brasil, Biolinker se hizo acreedora en febrero pasado a una ayuda de un inversor ángel que le permitirá expandir considerablemente su planta de Insumos Farmacéuticos Activos (IFA), con el fin de incrementar su escala de producción y atender al mercado con el test rápido y otros productos.

“Todo fue muy rápido, y lo fue merced al desarrollo anterior y al apoyo de la FAPESP y de la USP, en el marco de una verdadera fuerza de tareas de empresas nacionales de biotecnología. Ahora estamos en la etapa de validación de los resultados, con una solicitud en la Anvisa [la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil], mientras cerramos los contratos de asociación para la producción y concluimos las certificaciones necesarias de la nueva planta de IFA”, dice.

Pero el test serológico no fue dejado de lado. Según la investigadora, también será importante para ayudar a perfeccionar el triaje de pacientes con COVID-19 y para efectuar el control epidemiológico de la enfermedad en Brasil.

“El test serológico detecta anticuerpos circulantes IgG, por ende, no muestra si el paciente está con el virus, sino únicamente si ha estado en contacto con el mismo con base en la respuesta inmunológica. Por eso, y especialmente entre los vacunados, las personas pueden tener anticuerpos, pero pueden no estar replicando el virus. Esto no permite saber quién lo está transmitiendo, cosa que es fundamental para evitar una nueva ola”, afirma.

Por otra parte, el monitoreo de la serología constituye un importante requisito epidemiológico, pues permite evaluar el nivel de protección contra el virus. Esto se volverá cada vez más fundamental a medida que vaya avanzando la vacunación masiva, según subraya Oliveira.

“Por eso mismo, y en la medida en que lleguen nuevos recursos, iremos transformando el test serológico también en producto, como una segunda opción para los clientes”, anticipa.

Para escalar la producción

De acuerdo con la investigadora, la capacidad de producción de la empresa en lo concerniente al nuevo test rápido será de 50 mil unidades por semana. Los insumos se les entregarán a las empresas clientes, que ya cuentan con plantas industriales certificadas ante la Anvisa para el montaje de los kits, lo que comprende la impregnación de las cintas de prueba, su corte, su  acondicionamiento en envases y otros procedimientos.

“Con el contrato que estamos sellando, nosotros nos comprometemos a entregar de entrada esa cantidad de insumos. Si la demanda aumentase más adelante, incrementaríamos también la escala de producción”, afirma Oliveira.

La nueva planta de la empresa, en donde se producirán los insumos, se encuentra emplazada en el parque industrial del municipio de Cotia, en el Área Metropolitana de São Paulo. La nueva sede será cinco veces mayor que el espacio en donde la empresa opera actualmente, de tan solo 45 metros cuadrados.

“Es un trabajo hercúleo producir a escala en una planta tan pequeña. En esta nueva planta de IFA lograremos separar sectores de manera bien definida, escalando y contemplando las normativas del Inmetro [el Instituto Nacional de Metrología, Calidad y Tecnología de Brasil] y de la Anvisa para el registro de nuestros productos”, informa Oliveira.

La inversión que hizo posible la construcción de la nueva planta de IFA quedó a cargo de un inversor ángel, pero la empresa no revela su nombre y el valor que el mismo aportó.

“El inversor nos contactó y manifestó su interés en la biología sintética, y nos ofreció una mentoría que se plasmó en el transcurso de un año. En diciembre de 2021, se hizo efectiva la inversión. Aparte de esos recursos, la mentoría nos ayudó y mucho a evaluar mejor los riesgos y los resultados, y a estructurar mejor nuestro equipo”, dice.

Este proceso de rápido crecimiento llevó a Biolinker a crear una nueva empresa –Biolinker Diagnósticos–, que está erigiéndose también en colaboración con Frank Crespilho, cuyo grupo de investigación es un referente internacional en el desarrollo de biosensores.

“Biolinker Diagnósticos se orientará hacia el consumidor final y se enfocará en el desarrollo de test basados en nuestras plataformas tecnológicas. Por otra parte, Biolinker no se enfocará en la producción de los test sino en la producción de moléculas destinadas a otras empresas. La nueva planta nos permitirá trabajar en proyectos para grandes industrias farmacéuticas, de alimentos y del agronegocio que deseen elaborar proteínas”, comenta.

De acuerdo con la investigadora, como Biolinker Diagnósticos quedará a cargo de la producción de test orientados hacia el consumidor final, la nueva empresa tendrá también un servicio de atención al cliente, de acuerdo con las normas de Anvisa.

“Una de las exigencias consiste en crear un servicio de atención al consumidor durante las 24 horas”, explica.

Biotecnología e innovación

Biolinker se dedica a la investigación y el desarrollo de soluciones en el área de biotecnología, especialmente basadas en la biología sintética y destinadas a empresas de diversos sectores y laboratorios de investigación.

La empresa empleó la tecnología de ADN recombinante en el desarrollo de ambos test. Según Oliveira, esta tecnología consiste en utilizar bacterias genéticamente modificadas para expresar in vitro la proteína de interés del virus. Esta etapa del trabajo también contó con el apoyo del Programa PIPE-FAPESP y con recursos de la Financiadora de Estudios y Proyectos (Finep), una agencia de innovación ligada al gobierno federal brasileño.

De acuerdo con Oliveira, esta técnica en la cual Biolinker se especializa difiere bastante de las que suelen emplearse en los test importados.

“Sin esta tecnología, en lugar de producir las proteínas del virus, tendríamos que hacerlo crecer y, como es altamente contagioso, eso demandaría un nivel alto de bioseguridad, algo con lo que no contamos en Brasil”, explica.

Según la investigadora, la empresa es la única que efectúa este procedimiento in vitro en Latinoamérica.

De acuerdo con Oliveira, la startup desarrolló un método acelerado que acortó desde hasta seis meses a 15 días el tiempo necesario para analizar una gran cantidad de proteínas del virus y obtener el gen que genera la mejor respuesta en el cuerpo humano.

“Seleccionamos los candidatos genéticos, los produjimos en nuestro laboratorio e identificamos aquellos que eran más viables para escalar la producción”, dice.

En la etapa de selección de los antígenos, los investigadores utilizaron la metodología conocida con el nombre de cell-free.

“Dentro de las células existen innumerables enzimas que trabajan como si fuesen pequeñas fábricas de otras proteínas. Mediante el empleo de la técnica cell-free, logramos abrir las células y hacer que produzcan, y rápidamente, tan solo las proteínas importantes para la síntesis. Logramos producir una pequeña cantidad que, así y todo, es suficiente para la selección de los antígenos. Posteriormente, en la etapa de producción, utilizamos el método tradicional”, explica.

Aparte de la innovación en la selección de los antígenos, los investigadores también utilizaron otro recurso innovador específicamente para el desarrollo del test rápido.

“Aplicamos el modelo de bioconjugación desarrollado por el profesor Frank Crespilho, que mejora el desempeño y la sensibilidad del test, pues se encarga de la detección. Nuestros antígenos fueron fundamentales para lograr la especificidad y la precisión del método”, afirma.

Gracias a esto, el test rápido mostró una alta sensibilidad para el espectro de todas las variantes del virus. “Este es un aspecto importante, pues muchos de los test disponibles en el mercado no están funcionando para detectar a la variante ómicron, o producen muchos falsos negativos”, compara Oliveira.
 

  Republicar
 

Republicar

Agência FAPESP licencia sus noticias y otros tipos de materiales vía Creative Commons CC-BY-NC-ND, para que se los pueda reproducir gratuitamente y de manera sencilla en otros medios de comunicación digitales o impresos. Debe adjudicarse la autoría (el nombre del reportero), como así también la fuente (Agência FAPESP). El uso del botón HTML permite contemplar estas normas, cuyos detalles pueden leerse en la Política de Reproducción Digital de Agência FAPESP.


Los temas más populares