Un software permite minimizar los impactos de las lluvias en el transporte público | AGÊNCIA FAPESP

Un <i>software</i> permite minimizar los impactos de las lluvias en el transporte público Se trata de un sistema desarrollado por una empresa que cuenta con el apoyo del programa de la FAPESP destinado a pequeñas empresas. La aplicación está utilizándose a escala piloto en Río de Janeiro para detectar problemas en la operación de las líneas de ómnibus durante temporales (imagen: Scipopulis)

Un software permite minimizar los impactos de las lluvias en el transporte público

05 de marzo de 2020

Por Elton Alisson  |  FAPESP Investigación para la Innovación – Durante una lluvia fuerte, algo muy común en la actual temporada veraniega en Brasil, la atención de los gestores del Centro de Operaciones de la Municipalidad de Río de Janeiro (COR) se vuelva hacia la pantalla de una computadora en donde es posible visualizar y seguir en tiempo real el flujo de autobuses de la ciudad.

Este sistema, desarrollado por la empresa Scipopulis, mediante proyectos apoyados por el Programa FAPESP de Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (PIPE), y denominado “Panel de ómnibus”, permite monitorear el funcionamiento del sistema de transporte público de pasajeros. De esta forma, es posible detectar con mayor rapidez los problemas en la operación de las líneas y priorizar acciones tendientes a minimizar los impactos para la población.

Implementado en escala piloto en diciembre en la ciudad de Río de Janeiro, este sistema también será puesto a prueba en la ciudad de Belo Horizonte, la capital del estado de Minas Gerais y tercera metrópolis de Brasil, que ha sido durante este verano una de las más afectadas por las lluvias.

“Es la primera vez que se está usando el panel de monitoreo para realizar un seguimiento del flujo de ómnibus en época de lluvias, que causan cuantiosos trastornos en el sistema de transporte público de las ciudades”, declaró a Investigación para la Innovación Roberto Speicys Cardoso, cofundador y socio de Scipopulis.

Para efectuar el monitoreo del funcionamiento del transporte público de Río de Janeiro durante los temporales, el panel mapea en tiempo real los puntos de anegamiento de la ciudad y efectúa un conteo de los autobuses cuyo trayecto comprende el desplazamiento por vías que se encuentran intransitables.

De este modo, los gestores de la flota de ómnibus de la ciudad, compuesta por 6 mil vehículos, tienen la posibilidad de analizar anticipadamente las líneas que están siendo más afectadas y tomar decisiones más ágiles.

“Generalmente, en situaciones de lluvias, los gestores no disponen de esa información a la hora de tomar decisiones rápidas. El panel permite visualizar minuto a minuto los trayectos y la ubicación de los ómnibus, y detectar qué arterias se encuentran intransitables”, afirmó Speicys Cardoso.

Puntos de lentitud y accidentes

Un sistema similar, aunque sin la funcionalidad de monitoreo de los puntos de anegamiento, se utiliza desde 2016 en la Secretaría Municipal de Movilidad y Transportes de São Paulo para gestionar la red del transporte público de pasajeros de la ciudad, una de las más complejas del mundo, compuesta por más de 1.300 líneas y 15 mil autobuses.

Para ello, el panel muestra la velocidad en tiempo real de los ómnibus en cualquier vía urbana, correlacionando los datos de GPS de los sistemas de rastreo que utilizan las empresas para la localización de los vehículos con información sobre el tránsito y estadísticas de la red del transporte público.

“El sistema permite que los gestores del transporte público de pasajeros de São Paulo localicen anticipadamente la existencia de puntos de lentitud en la ciudad, aparte de detectar velocidades situadas por debajo de lo esperable de una línea a un determinado horario e incidentes que interfieren en el tránsito, tales como accidentes”, explicó Speicys Cardoso.

El monitoreo continuo genera datos con los cuales los gestores públicos pueden realizar estudios comparativos, abordando puntos tales como el impacto en el tránsito de la implementación de carriles y corredores exclusivos para ómnibus en la ciudad.

“Contamos con datos sobre la velocidad promedio de los ómnibus en la ciudad de São Paulo desde 2015. Con base en esta información, los gestores pueden evaluar la eficiencia de nuevos carriles y corredores exclusivos para ómnibus y tomar decisiones referentes a mantenerlos o alterarlos con una base más consistente”, evaluó Speicys Cardoso.

Cambios de rutas

Scipopulis, una empresa de análisis de datos para ciudades inteligentes, fue fundada por el investigador en colaboración con el científico de la computación Julian Monteiro y con el urbanista Ivo Pons en 2014, luego de que Speicys Cardoso concluyera un doctorado en Francia, donde inició un proyecto también destinado al monitoreo del transporte público de París.

Al observar las manifestaciones que empezaron a producirse en junio de 2013 en las principales capitales de estados de Brasil, al principio para cuestionar los aumentos de las tarifas del transporte de pasajeros, los investigadores identificaron una oportunidad de aplicar los avances en inteligencia artificial para resolver problemas de movilidad urbana.

“Las manifestaciones dejaron muy claro que el sistema de transporte público en Brasil era malo, caro y que no contemplaba las necesidades de la población”, dijo Speicys Cardoso.

El proyecto inicial de la empresa consistía en desarrollar una aplicación para smartphones que les brindaría a los usuarios de transportes colectivos en São Paulo información en tiempo real sobre la localización de las flotas de ómnibus.

Esta solución, pese a ser innovadora, salió al mercado junto con otros competidores que rastrean información en el mismo banco de datos de la Municipalidad de São Paulo, que detalla la ubicación, minuto a minuto, de cada uno de los más de 15 mil ómnibus que circulan por la ciudad.

“Nos percatamos de que había mucha competencia en ese mercado y que deberíamos contar con un volumen muy grande de usuarios e identificar otras fuentes de remuneración como para obtener alguna facturación”, dijo Speicys Cardoso.

Al participar en el Programa de Capacitación en Emprendimientos de Alta Tecnología, en el marco del PIPE, los fundadores de la empresa percibieron que la tecnología que venían desarrollando también podría serles útil a los gestores del sistema de transporte de las ciudades.

Con base en esta constatación, desarrollaron el sistema de gestión del transporte público de pasajeros en medianas y grandes ciudades denominado “Panel de ómnibus”.

“Los gestores, generalmente, no logran identificar con claridad dónde se ubican los cuellos de botella de lentitud, o si las empresas están cumpliendo los contratos. Con base en los datos que las propias alcaldías tienen disponibles, organizamos, estructuramos y analizamos esa información de manera tal de generar estrategias tendientes a mejorar el rendimiento de la red de transporte público”, explicó Speicys Cardoso.

Ampliación del mercado

En agosto de 2019, Scipopulis fue adquirida por green4T, del sector de infraestructura digital, por un valor 11,5 millones de reales.

La adquisición fue la primera inversión en venture capital de la empresa, que construye centros de procesamiento de datos y salas de monitoreo para ciudades.

“Ellos construyen toda la infraestructura de computación, pero no contaban con el software para operar esos equipos”, dijo Speicys Cardoso. “La adquisición permitió complementar la oferta de ellos con la parte de información y nos dio la oportunidad de escalonar nuestro modelo de negocio a los efectos de desarrollar nuevas soluciones enfocadas en ciudades inteligentes, como el monitoreo de la seguridad pública”, sostuvo.

Tras pasar por la experiencia de recibir financiación del PIPE y de venture capital, el investigador evalúa que ambas modalidades de inversión en empresas de arranque de base tecnológica tienen sus peculiaridades y son complementarias.

“El PIPE no cumple el rol del venture capital y viceversa”, afirma.

A su juicio, los recursos del PIPE son especialmente importantes en la fase inicial de la empresa, cuando la misma está empezando a desarrollar un producto y no cuenta con un valor estimado definido claramente, lo que se denomina valuation, en la jerga del mercado. Por eso, difícilmente lograría obtener hasta un millón de reales de capital de riesgo a fondo perdido como ofrece el PIPE, sostiene el investigador.

“El PIPE financia la innovación. Sus recursos permiten crear la empresa y poner a prueba ideas que, de tener mercado, pueden redundar en el desarrollo de un nuevo producto”, analizó Speicys Cardoso.

En tanto, el venture capital, también según Speicys Cardoso, permite que las startups en estadio más maduro financien la escala del producto para que llegue a nuevos mercados y tenga otras aplicaciones, comparó.

“Resulta difícil tener acceso al venture capital para crear un producto nuevo desde el vamos. Normalmente, para eso el producto debe estar listo para su escalonamiento. Por eso el PIPE es fundamental”, culminó.
 

 

  Republicar
 

Republicar

Agência FAPESP licencia sus noticias y otros tipos de materiales vía Creative Commons CC-BY-NC-ND, para que se los pueda reproducir gratuitamente y de manera sencilla en otros medios de comunicación digitales o impresos. Debe adjudicarse la autoría (el nombre del reportero), como así también la fuente (Agência FAPESP). El uso del botón HTML permite contemplar estas normas, cuyos detalles pueden leerse en la Política de Reproducción Digital de Agência FAPESP.


Los temas más populares