Un estudio muestra la ventaja de las cuarentenas alternadas en ciudades del estado de São Paulo | AGÊNCIA FAPESP

Un estudio muestra la ventaja de las cuarentenas alternadas en ciudades del estado de São Paulo Se trata de un sistema desarrollado por un centro de investigación que cuenta con apoyo de la FAPESP y que indica que la implementación de esta estrategia permitiría mantener la actividad económica y proteger el sistema sanitario al mismo tiempo (imagen: Portal de la Gobernación del Estado de São Paulo)

Un estudio muestra la ventaja de las cuarentenas alternadas en ciudades del estado de São Paulo

04 de junio de 2020

Por Elton Alisson  |  Agência FAPESP – Investigadores vinculados al Centro de Ciencias Matemáticas Aplicadas a la Industria (CeMEAI) de Brasil desarrollaron un sistema que indica las mejores estrategias de cuarentena para que las ciudades controlen el contagio del COVID-19.

De acuerdo con estas simulaciones, los municipios del estado de São Paulo, por ejemplo, podrían entrar en aislamiento en distintos períodos con la intención de mantener las actividades económicas del estado y, al mismo tiempo, proteger el sistema sanitario.

Este sistema aparece descrito en un artículo publicado en la plataforma medRxiv, aún en versión de prepublicación (sin revisión por pares). Los códigos fuente se encuentran disponibles en la plataforma GitHub, con el objetivo de permitir el acceso de los tomadores de decisiones de ciudades interesados en utilizarlos.

El CeMEAI, cuya sede se encuentra en el Instituto de Ciencias Matemáticas y Computación de la Universidad de São Paulo (ICMC-USP), en su campus de la localidad de São Carlos, es uno de los Centros de Investigación, Innovación y Difusión (CEPIDs) financiados por la FAPESP.

“Pretendemos asesorar a las alcaldías interesadas en aplicar este sistema, que permite simular escenarios en los cuales las ciudades no necesitarían entrar en períodos de cuarentena al mismo tiempo”, declaró a Agência FAPESP Tiago Pereira, docente del ICMC-USP y uno de los autores del proyecto.

De acuerdo con el investigador, que estudia la dispersión de enfermedades basándose en modelos matemáticos, si un estado entero, como São Paulo, se rige por un protocolo de cuarentena unificado para controlar al COVID-19 y entra en aislamiento de manera sincronizada, esto termina generando largos períodos de cuarentena.

Esto sucede porque la evolución de la enfermedad en las ciudades no transcurre a una misma velocidad y los municipios poseen dinámicas poblacionales, necesidades económicas y estructuras de salud sumamente distintas.

“El protocolo de cuarentena de Ribeirão Preto [la tercera ciudad en población del interior de São Paulo] no puede ser el mismo que el de São Pedro [con menos de 50 mil habitantes]”, compara el investigador.

Para hacer posible que las ciudades implementen protocolos de cuarentena descentralizados, el sistema tiene en cuenta la población de cada municipio, la movilidad entre ellos –estimada con base en datos anónimos recabados de teléfonos móviles–, la infraestructura sanitaria en términos de cantidad de camas de UTI disponibles y la evolución de la enfermedad en la zona en el transcurso del tiempo.

Con base en dichos parámetros, el sistema sugiere el nivel y la duración ideal de la cuarentena y qué medidas deben implementarse para asegurarse de que la cantidad de personas infectadas se ubique en un nivel deseable en una ciudad, a los efectos de evitar el colapso del sistema de salud.

De este modo, el protocolo permite implementar estrategias de cuarentena entre las ciudades con el fin de evitar que todas se ubiquen en un mismo nivel y un mismo período de cuarentena.

“Este modelo permite alternar períodos de cuarentena más rigurosos y de vida más normal en las ciudades”, afirma Pereira.

Simulaciones para São Paulo

Para validar el modelo, los científicos efectuaron proyecciones basadas en datos de las principales ciudades del estado de São Paulo, tales como estimaciones de movilidad entre esos municipios, la capacidad de sus sistemas sanitarios y la evolución de la cantidad de personas infectadas.

Partiendo de la premisa de que por cada caso confirmado de la enfermedad en Brasil existen otros 12 no notificados, y a modo de comparación, se simularon escenarios de cuarentena teniendo en cuenta tanto la cifra de casos oficiales registrados en el Ministerio de Salud de Brasil como la subnotificación.

Los resultados de las simulaciones apuntaron que, de mantenerse la política de cuarentena vigente en el estado de São Paulo hasta el final del mes de junio con la actual tasa de contagio, el pico de cantidad de personas infectadas en la capital llegará al comienzo de julio, en tanto que las ciudades del Área Metropolitana enfrentarán el pico de la epidemia en agosto.

En ese escenario, la ciudad de São Paulo tendría más del 2% de su población infectada al cabo de dos meses completos, entre principios de junio y comienzos de agosto.

“La enfermedad terminaría un poco más rápido en São Paulo, pero el sistema de salud de la ciudad entraría en colapso”, apunta Pereira.

Una estimación optimista indica que el sistema de salud en la ciudad de São Paulo posee una capacidad máxima de atender al 1,5% de la población infectada, incluidos en ese cálculo los hospitales de campaña.

Con base en dicha estimación, se efectuaron simulaciones teniendo en cuenta los porcentajes máximos de cantidad de infectados del 1,5% para la ciudad de São Paulo y del 0,7% para el interior, y la prorrogación de la cuarentena en la capital por seis meses –hasta septiembre–, de manera tal proteger el sistema de salud de la ciudad.

Los resultados indicaron que, en ese escenario, São Paulo debería entrar en aislamiento social total ahora y la enfermedad terminaría en la ciudad a finales de agosto, en tanto que otras ciudades del interior paulista deberían implementar protocolos de cuarentena intermitentes hasta fin de año.

Ciudades de la zona norte del estado, tales como Araçatuba, Ribeirão Preto y São José do Rio Preto, podrían empezar la cuarentena dos semanas después que los municipios del Área Metropolitana de São Paulo, según indicaron las simulaciones. Esas tres ciudades seguirían en cuarentena hasta el final del mes de septiembre, alternando dos semanas de aislamiento con otras dos sin distanciamiento social.

La mayoría de las ciudades del Área Metropolitana de São Paulo podrían implementar el distanciamiento intermitente quincenalmente, a mediados de agosto. De esta forma, durante el período de aislamiento intermitente, fundamentalmente las ciudades en donde se concentran las actividades agrícolas del estado no deberían interrumpir su actividad económica, según apuntaron las proyecciones.

“Constatamos que aun al multiplicar por 12 la cifra de casos de la enfermedad, teniendo en cuenta la subnotificación, es posible proteger el sistema de salud de las ciudades mediante un óptimo control de la cuarentena, de acuerdo con las simulaciones realizadas con el sistema”, afirma Pereira.

Según el investigador, dicho sistema también permite simular cambios de situaciones, como el impacto sobre el control de la enfermedad en ciudades del interior en función del aumento de la disponibilidad de camas de UTI en la capital de un estado.

“Actualmente, la ciudad de São Paulo, por ejemplo, ha venido enviando pacientes con COVID-19 a ciudades del interior en función de la falta de camas de UTI. Con todo, a partir del momento en que la enfermedad se encuentre controlada en la capital y aún esté avanzando en el interior, el flujo se invertirá. El sistema es capaz de medir el impacto de ese cambio”, afirma.

Puede leerse el artículo intitulado Robot dance: a city-wise automatic control of COVID-19 mitigation levels (https://doi.org/10.1101/2020.05.11.2009854), de Paulo J. S. Silva, Tiago Pereira y Luis Gustavo Nonato, en el siguiente enlace: www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.05.11.20098541v1.
 

  Republicar
 

Republicar

Agência FAPESP licencia sus noticias y otros tipos de materiales vía Creative Commons CC-BY-NC-ND, para que se los pueda reproducir gratuitamente y de manera sencilla en otros medios de comunicación digitales o impresos. Debe adjudicarse la autoría (el nombre del reportero), como así también la fuente (Agência FAPESP). El uso del botón HTML permite contemplar estas normas, cuyos detalles pueden leerse en la Política de Reproducción Digital de Agência FAPESP.


Los temas más populares