Un desastre ambiental puede haber afectado a animales marinos poco conocidos | AGÊNCIA FAPESP

Un desastre ambiental puede haber afectado a animales marinos poco conocidos El lodo tóxico derramado en una represa de desechos de mineral de hierro, en el estado brasileño de Minas Gerais, puede haber causado la desaparición de especies tales como una rara agua viva, apuntan científicos (fotos: Lucilia Miranda)

Un desastre ambiental puede haber afectado a animales marinos poco conocidos

26 de mayo de 2016

Por Elton Alisson  |  Agência FAPESP – Aparte de afectar a diversas especies conocidas, el desastre ambiental de la localidad de Mariana, en Minas Gerais (Brasil), puede haber alcanzado a una enorme variedad de otros organismos marinos aún poco estudiados que existían en zonas barridas por el lodo tóxico que se derramó desde la represa de desechos de mineral de hierro, al romperse ésta, a comienzos del pasado mes de noviembre.

Uno de esos organismos es la extremadamente rara agua viva Kishinouyea corbini Larson, cuya única población establecida y conocida en el Atlántico Sur Occidental existía en Praia dos Padres, un playa de la localidad de Aracruz, en el estado brasileño de Espírito Santo, donde llegó la pluma de barro.

“Esa especie es paradigmática de la pérdida de información sobre diversos animales de la fauna marina aún poco estudiados –o incluso totalmente desconocidos– que un evento catastrófico como el desastre ambiental de Mariana puede haber causado”, declaró Antonio Carlos Marques, docente del Instituto de Biociencias (IB) y director del Centro de Biología Marina (CEBIMar) de la Universidad de São Paulo (USP), a Agência FAPESP.

Marques y Lucília Souza Miranda, posdoctoranda del IB-USP con Beca de la FAPESP, publicaron artículo en la revista BIOTA Neotropica en el cual llaman la atención al respecto de los impactos ocultos del desastre ambiental de Mariana sobre la fauna marina brasileña, destacando el ejemplo de la K. corbini.

Esta agua viva sumamente peculiar vive con la boca hacia arriba capturando alimento, en tanto que la mayoría de las aguas vivas mantiene la boca dispuesta hacia abajo. Y ésta tampoco nada: vive sujeta al suelo marino o a algún otro organismo por medio de un pedúnculo. La K. corbini fue a primera especie de la clase Staurozoa registrada en Brasil, exactamente en la costa de Espírito Santo.

La clase Staurozoa, postulada por Marques hace más de diez años, es considerada como sumamente importante en la evolución del filo Cnidaria –que incluye a las medusas, las anémonas de mar, las carabelas portuguesas, los corales blandos y duros y las hidras de agua dulce– y es uno de los primeros grupos de animales marinos que surgieron en los océanos.

Según Marques, un animal similar a la K. corbini puede haber sido el primer tipo de medusa de los cnidarios. “La clase Staurozoa es relativamente pequeña: está compuesta por alrededor de cincuenta especies con distribución sumamente concentrada en aguas polares y templadas.”

“Hay dos especies de esa clase de animales marinos que existen en áreas tropicales del Atlántico Sur Occidental, una de las cuales es la K.corbini”, dijo.

Hay registros en el Caribe de esa especie de agua viva difícil de encontrar y suele camuflarse en algas marinas, más específicamente en Puerto Rico y en México.

En Brasil existe un registro de K.corbini en el archipiélago de Abrolhos, en Bahía, pero nunca más se lo halló. Y hay sospechas de que parte de aquella área también puede haber sido igualmente impactada por el desastre ambiental de Mariana.

La única población de esta especie de agua viva conocida en el Atlántico Sur Occidental se situaba en el litoral del estado de Espírito Santo.

“Por formar parte de un grupo que vive mayoritariamente en aguas frías, con rarísimas especies de aguas tropicales, la población de esta especie de agua viva hallada en el litoral de Espírito Santo habría tenido una historia evolutiva singular, relacionada con su fisiología, su ecología y sus interacciones con otros organismos en un ambiente tropical, distinto al ambiente ancestral donde se originó y se desarrolló”, dijo Marques.

“Todas esas particularidades de esa población de agua viva, que podrían aportar información importante y única sobre la química, la morfología y el contexto ecológico de todo el grupo y ayudarnos a expandir la comprensión acerca de la vida en ambientes con diferenciación ecológica afectados por los cambios climáticos, pueden haberse perdido”, estimó.

La identidad molecular de estos animales encontrados en el litoral de Espírito Santo fue estudiada por Souza Miranda recientemente, durante su investigación doctoral, también realizada con Beca de la FAPESP. Pero aún no había información sobre sus relaciones tróficas (entre presa y predadores).

Asimismo, aún no se sabía si las poblaciones estaban aisladas o eran interdependientes, lo que vuelve aún más difícil estimar los efectos sobre los animales de un evento de la magnitud del desastre ambiental de Mariana, señalan los investigadores.

“Es como si diversas páginas cruciales para la comprensión de un libro hubiesen sido arrancadas y, a partir de ahora, fuésemos obligados a leerlo sin tener acceso a esas partes esenciales”, comparó Marques.

Mapeo de daños

De acuerdo con Marques, quien realizó un estudio en colaboración con colegas de Argentina con el apoyo de la FAPESP, y coordina un Proyecto Temático sobre patrones y procesos de diversificación de cnidarios, aún no es posible estimar los impactos del desastre ambiental de Mariana en la población de agua viva K.corbini encontrada en el litoral de Espírito Santo.

Sucede todavía sigue habiendo derramamientos esporádicos de un barro que ya ha recorrido 650 kilómetros a lo largo de la cuenca del río Doce –considerada como una de las más importantes cuencas hidrográficas de América del Sur–, causando una enorme mortalidad de su biota, en su mayoría enterrada y sofocada por los sedimentos, según apuntan los investigadores.

“Resulta evidente que muchos animales, algas y plantas desaparecerán en razón de la formación de depósitos espesos de sedimentos, pues no estaban preparados para afrontar catástrofes de tamaña magnitud. El desastre ambiental de Mariana equivaldría a catástrofes tales como las erupciones volcánicas en pequeñas islas, que diezman a una extensa gama de habitantes de sus alrededores”, comparó Marques.

Según el investigador, aún no es posible evaluar la real magnitud del desastre ambiental de Mariana porque el proceso aún no ha concluido. Por eso será necesario realizar un seguimiento de la zona afectada durante muchos años y realizar búsquedas y comparaciones en el transcurso del tiempo para comprender la resiliencia y la recuperación no sólo de los procesos y del ambiente marino, sino también del ambiente continental.

“La zona del litoral de Espírito Santo afectada por el lodo de Mariana poseía una gran diversidad de cnidarios, con grandes poblaciones de distintas especies”, dijo el director del CEBIMar.

“El sustrato marino de la región estaba ocupado algunas especies denominadas constructoras –tales como corales blandos, algas y coralíneas tales como los rodolitos [algas calcáreas]–, que terminan creando ambientes peculiares para la existencia de otras especies”, explicó.

De acuerdo con el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (Ibama) y con el Instituto Chico Mendes de Conservación de la Biodiversidad (ICMBio), el lodo ha cubierto un área total de casi 7.000 kilómetros cuadrados del litoral de Espírito Santo, y puede haber llegado al archipiélago de Abrolhos.

“Veníamos monitoreando a los cnidarios en esa zona y realizando estudios de genómica y transcriptómica de ese grupo para analizar de qué manera estaba respondiendo el ADN de esos animales a ese ambiente en comparación con los animales de aguas frías. Pero, por ahora, todas esas posibilidades de estudio se han perdido, y quizá permanentemente”, se lamentó Marques.

A su juicio, el desastre ambiental de Mariana no constituye un hecho aislado, sino que es consecuencia del tratamiento que la sociedad brasileña le asigna al medio ambiente y a la conservación marina.

“El desastre ambiental de Mariana demuestra una desconsideración para con la sostenibilidad y la conservación de ambientes que serán vitales en el futuro, y es producto de una política ambiental que debe mejorar mucho en todos los niveles”, afirmó.

Puede leerse el artículo intitulado “Hidden impacts of the Samarco mining waste dan collapse to Brazilian marine fauna – an example from the staurozoans (Cnidaria)” (doi: 10.1590/1676-0611-BN-2016-0169), de Marques y Miranda, en la revista BIOTA Neotropica, en: www.biotaneotropica.org.br/v16n2/en/abstract?point-of-view+bn00216022016.

 

  Republicar
 

Republicar

Agência FAPESP licencia sus noticias y otros tipos de materiales vía Creative Commons CC-BY-NC-ND, para que se los pueda reproducir gratuitamente y de manera sencilla en otros medios de comunicación digitales o impresos. Debe adjudicarse la autoría (el nombre del reportero), como así también la fuente (Agência FAPESP). El uso del botón HTML permite contemplar estas normas, cuyos detalles pueden leerse en la Política de Reproducción Digital de Agência FAPESP.


Los temas más populares