Para expandir la cooperación científica entre Brasil y Bélgica | AGÊNCIA FAPESP

Para expandir la cooperación científica entre Brasil y Bélgica Durante la FAPESP Week Belgium, que tiene lugar en Bruselas, dirigentes de agencias de fomento de la investigación paulistas y belgas destacan el potencial de crecimiento de los estudios que realizan en colaboración científicos de ambos países (foto: Heitor Shimizu/Agência FAPESP)

Para expandir la cooperación científica entre Brasil y Bélgica

11 de octubre de 2018

Por Heitor Shimizu, desde Bruselas  |   Agência FAPESP – “El potencial de la cooperación científica entre Bélgica y Brasil es enorme”, dijo Arnaud Goolaerts, director administrativo de investigación del Fondo Nacional para la Investigación Científica (F.R.S.-FNRS) de Bélgica durante la sesión de apertura de la FAPESP Week Belgium, realizada en Bruselas el lunes (08/10).

Según Goolaerts, el 58% de los artículos publicados por los científicos que cuentan con el apoyo de la F.R.S.-FNRS –que actúa en el desarrollo de la ciencia, la tecnología y la innovación en la Federación Valonia-Bruselas (una región que agrupa a Valonia y a la capital belga)− se produce en colaboración con pares de otros países, pero, de ese total, tan sólo el 2,5% deriva de trabajos con brasileños.

“La cantidad de artículos publicados por científicos de la Federación Valonia-Bruselas ha venido creciendo año tras año, como así también ha aumentado la cifra de artículos elaborados por investigadores brasileños. Sin embargo, no se observa el mismo crecimiento en lo que atañe a la colaboración entre científicos de la Federación Valonia-Bruselas y Brasil”, dijo.

Goolaerts destacó que este panorama puede cambiar efectivamente y que, en tal sentido, al acercar a los científicos de Bélgica y de Brasil, un evento como la FAPESP Week Belgium constituye una excelente iniciativa.

Este evento, que tiene lugar en el Centro Belga de Cómics, está organizado por la FAPESP junto a las siguientes organizaciones belgas: F.R.S.-FNRS, el Departamento de Economía, Ciencia e Innovación (EWI), la Fundación de Investigación – Flandes (FWO) y la Wallonie-Brussels International (WBI).

Carlos Henrique de Brito Cruz, director científico de la FAPESP, sostuvo que este evento, que tiene lugar en las ciudades de Bruselas, Lieja y Lovaina, forma parte del esfuerzo que lleva a cabo la FAPESP con miras a expandir la cooperación con Bélgica, país con el cual mantiene tres acuerdos de cooperación.

Uno de los acuerdos, con la F.R.S.-FNRS, se suscribió en 2015 con el objetivo de implementar la cooperación científica y tecnológica entre investigadores del estado de São Paulo y del referido fondo belga. Ambas instituciones han emitido hasta ahora tres convocatorias a la presentación de propuestas y, en el marco de las dos primeras, se seleccionaron cuatro proyectos de investigación. La actual convocatoria se encuentra abierta hasta el día 29 de octubre para la presentación de propuestas en distintas áreas. Los proyectos de actividades de intercambio financiadas podrán tener una duración máxima de 24 meses.

“Pero la colaboración internacional se extenderá mucho más allá del intercambio o de la movilidad de los científicos. La FAPESP apunta a la concreción de proyectos de investigación completos y con objetivos complejos, que se extiendan durante varios años y que sean competitivos internacionalmente. Deben ser proyectos totalmente colaborativos, concebidos, elaborados, presentados y desarrollados en forma conjunta por investigadores del estado de São Paulo y de otros países”, dijo Brito Cruz.

Jessica Miclotte, coordinadora del Departamento de Investigación Científica e Innovación de la WBI, también puso de relieve el incremento del interés en la colaboración entre científicos de Bélgica y Brasil.

“La importancia que le asignamos a esta colaboración puede ejemplificarse en el hecho de las cinco oficinas de representación que la WBI posee en otros países para brindar apoyo a las colaboraciones científicas: una está instalada en Brasil”, dijo. Las otras tienen sede en Suecia, Estados Unidos, Alemania, Suiza y Canadá.

Entre los mecanismos de apoyo a la colaboración internacional que ofrece la WBI, Miclotte hizo mención a “los mecanismos de movilidad de investigadores y de ayuda a la investigación, y las herramientas de financiación europeas, como el programa Horizonte 2020”.

La FAPESP mantiene una colaboración con la Unión Europea en el marco del programa Horizonte 2020 con el objetivo de estimular alianzas entre investigadores que trabajan en el estado de São Paulo con pares europeos.

Peter Spyns, coordinador de políticas internacionales del EWI, hizo referencia al panorama actual de la cooperación entre científicos de Brasil y de Bélgica en el marco del programa Horizonte 2020.

“Cuentan con apoyo dos proyectos en el área de Liderazgo en Tecnologías Industriales, dos en Clima, Ambiente y Materiales, tres en Seguridad Alimentaria, Agricultura Sostenible e Investigación Marina y otros dos en Salud, Población y Bienestar”, dijo.

"Diversas instituciones brasileñas apoyan o participan en esas colaboraciones: la Fundación Oswaldo Cruz, la Universidad de São Paulo, el Instituto Butantan, la Agencia Paulista de Tecnología de Agronegocios y la FAPESP”, dijo Spyns.

Isabelle Verbaeys, directora de Relaciones Internacionales de la FWO, mostró datos que indican que la cooperación entre científicos belgas y brasileños ha venido aumentando. Aunque Brasil se ubica sólo en el vigésimo puesto entre los países con colaboraciones con científicos de la región de Flandes, "la cantidad de enlaces en Web of Science, de publicaciones conjuntas con Brasil, ha venido creciendo año tras año, pasando de 320 en 2013 a 624 en 2017".

Según Verbaeys, otro indicador de este incremento es el acuerdo que la FWO suscribió con la FAPESP este año, en cuyo marco se ha emitido un primer llamado a la presentación de propuestas. El objetivo del mismo consiste en apoyar proyectos colaborativos entre investigadores del estado de São Paulo y científicos de Flandes en cualquier área del conocimiento, siempre y cuando éstos se lleven a cabo en el ámbito del desarrollo de la investigación científica básica. Los proyectos seleccionados se pondrán en marcha en enero de 2019 y tendrán una duración máxima de tres años.

La innovación en São Paulo

Le cupo a Brito Cruz la primera disertación durante la FAPESP Week Belgium, que versó sobre investigación y desarrollo en el estado de São Paulo. “São Paulo cuenta con un vigoroso sistema de ciencia, tecnología e innovación, con fondos estables destinados a la investigación científica, universidades fuertes en lo que hace a la investigación, apoyo a las colaboraciones entre universidades y empresas, interés de compañías de Brasil y del exterior y la mayor producción científica de Latinoamérica”, dijo.

El director científico de la FAPESP comentó que la cantidad de artículos científicos publicados anualmente –alrededor de 25 mil– por investigadores de instituciones del estado de São Paulo supera a la producción total de países tales como México, Argentina, Chile y Colombia.

Brito Cruz puso de relieve que, a diferencia de los restantes estados brasileños, en São Paulo la mayor parte de la inversión pública en investigación científica e innovación proviene de fuentes estaduales y no federales.

Acto seguido, Brito Cruz se refirió al rol de la FAPESP, que invirtió más de 1.000 millones de reales en 24 mil proyectos de investigación científica en 2017, con un 85% de los proyectos contratados destinado al avance del conocimiento.

“El análisis de todas las propuestas de investigación que la FAPESP recibe está a cargo de pares. De las aproximadamente 26 mil propuestas de becas y ayudas remitidas a la Fundación en el año 2017, el índice de aprobación fue del 41%, con un tiempo promedio de análisis de 69 días”, sostuvo Brito Cruz.

El director científico de la Fundación también hizo hincapié en la importancia de las colaboraciones internacionales en investigación, al comentar que la FAPESP mantiene acuerdos de cooperación con más de 200 organizaciones de 28 países, con 26 nuevos acuerdos suscritos en 2017.

En el año 2017, la FAPESP destinó 175 millones de reales al estímulo de la colaboración científica entre investigadores de instituciones paulistas y redes de investigación de Brasil y del mundo. El objetivo de esto consiste en potenciar los resultados de los trabajos científicos en áreas de intereses en común o complementarios y expandir el impacto internacional de la ciencia producida en el estado de São Paulo. A las colaboraciones en Brasil se destinaron 27,2 millones de reales, y en tanto que para las internacionales fueron 147,8 millones de reales.

Según Brito Cruz, aparte de conceder becas y ayudas para su estancia en el exterior a investigadores y estudiantes del estado de São Paulo, la FAPESP cuenta con diversos mecanismos tendientes a estimular la llegada de científicos y estudiantes provenientes de otros países al estado. Investigadores de 167 países estuvieron en São Paulo en 2017 merced a las ayudas otorgadas por la FAPESP.

Brito Cruz se refirió también a las Escuelas São Paulo de Ciencia Avanzada (ESPCA), que son cursos de corta duración dictados por renombrados científicos brasileños y extranjeros, y al programa São Paulo Excellence Chair (SPEC), en cuyo marco colaboran investigadores séniores de otros países con pares brasileños durante períodos de entre tres y cinco años, con una permanencia en Brasil de 12 semanas anuales.

El director científico de la Fundación también habló acerca de la importancia que tiene para la FAPESP el apoyo a investigaciones que se llevan adelante en las universidades en el marco de asociaciones con empresas, y en tal sentido destacó el rol de los Centros de Investigación, Innovación y Difusión (CEPIDs), del Programa FAPESP de Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (PIPE) y de los Centros de Investigación en Ingeniería/ Centros de Investigación Aplicada (CPE/ CPA, por sus siglas en portugués), “que suman más de 1.000 millones de reales en contratos destinados a apoyar investigaciones avanzadas a largo plazo”.

Brito Cruz sostuvo que la FAPESP apunta a que la ciencia y la tecnología hechas en el estado de São Paulo tengan un impacto tridimensional: social, económico e intelectual. “En lo que hace al impacto social, la FAPESP va en busca de ideas que permitan ampliar el bienestar, que ayuden o brinden apoyo e información a políticas públicas y que expandan los beneficios de los bienes públicos”, dijo.

“En lo que hace al impacto económico, apuntamos hacia ideas que deriven en nuevos negocios, que aumenten la competitividad y que creen nuevos sectores industriales. Estamos en busca de ideas que sean influyentes, que den origen a su vez a más ideas y que hagan a la humanidad más sabia”, dijo Brito Cruz.

La FAPESP Week siguió adelante el martes (09/10) en Bruselas, con presentaciones de los resultados de investigaciones en las áreas de “Industria 4.0” y “Bioeconomía”, y con una mesa redonda sobre las perspectivas de las futuras colaboraciones entre científicos de Brasil y Bélgica. El miércoles, los integrantes de la delegación paulista tomaron parte en visitas y en reuniones que se realizarán en centros de investigación de Lieja y Lovaina.

Más información en: www.fapesp.br/week2018/belgium.

  Republicar
 

Republicar

Agência FAPESP licencia sus noticias y otros tipos de materiales vía Creative Commons CC-BY-NC-ND, para que se los pueda reproducir gratuitamente y de manera sencilla en otros medios de comunicación digitales o impresos. Debe adjudicarse la autoría (el nombre del reportero), como así también la fuente (Agência FAPESP). El uso del botón HTML permite contemplar estas normas, cuyos detalles pueden leerse en la Política de Reproducción Digital de Agência FAPESP.


Los temas más populares