La variante gamma (P.1) es más agresiva, pero puede frenársela con vacunas y confinamiento | AGÊNCIA FAPESP

La variante gamma (P.1) es más agresiva, pero puede frenársela con vacunas y confinamiento Científicos brasileños correlacionaron datos de secuenciación genómica y análisis epidemiológicos de la ciudad de São José do Rio Preto, en el estado de São Paulo, y detectaron un incremento significativo de casos graves y muertes por COVID-19 cuando dicha cepa se volvió prevalente en esa zona. La implementación de un cierre total por 15 días y la inmunización de los ancianos evitó el colapso del sistema de salud local. (foto: Breno Esaki/Agência Saúde).

La variante gamma (P.1) es más agresiva, pero puede frenársela con vacunas y confinamiento

19 de agosto de 2021

Maria Fernanda Ziegler | Agência FAPESP – Al correlacionar datos de secuenciación genómica y análisis epidemiológicos realizados en la ciudad de São José do Rio Preto, en el estado de São Paulo, Brasil, científicos lograron demostrar el impacto de la prevalencia de la variante P.1 (actualmente denominada gamma) sobre el aumento de casos y muertes por COVID-19. La mayor transmisibilidad de esta cepa quedó asociado al incremento ostensible de casos graves (127 %) y muertes (162 %) en entre marzo y abril de 2021 en esa localidad del interior paulista.

Este estudio, publicado en la plataforma medRxiv, aún sin revisión de pares, pone de relieve la importancia de la vacunación para proteger a la población y la eficacia del confinamiento por 15 días que se determinó en dicha ciudad en marzo para contener la propagación del virus.

“Son conclusiones esperables, pero que requieren de una comprobación clara debido al ambiente en que vivimos. Nuestro estudio confirma que las vacunas protegen para no morir por COVID-19 y que el confinamiento funciona para disminuir la circulación del virus. Más allá de ello, logramos demostrar que la P.1 es una variante más agresiva efectivamente, cosa que aún no estaba tan clara en el seno de la comunidad científica”, dice Mauricio Lacerda Nogueira, docente de la Facultad de Medicina de São José do Rio Preto (Famerp).

El estudio estuvo a cargo del Laboratorio de Investigaciones en Virología de la Famerp, con sede en el Hospital de Base (HB) de Rio Preto, en asociación con la Universidade Estadual Paulista (Unesp), la Universidad de São Paulo (USP), la Fundación Bill y Melinda Gates, la Universidad de Washington, la University of Texas Medical Branch y la Secretaría Municipal de Salud de São José do Rio Preto. El grupo de investigadores contó con el apoyo de la FAPESP, de la Red Corona-ómica (mantenida por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de Brasil a través de la Financiadora de Estudios y Proyectos y del Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico), del Instituto Butantan y de los National Institutes of Health, de Estados Unidos.

En el marco de este trabajo, se lleva adelante la vigilancia genómica del SARS-CoV-2 en São José do Rio Preto y su zona desde octubre de 2020. Los investigadores analizaron 272 genomas completos del nuevo coronavirus con el fin de detectar la prevalencia de las variantes. De los 12 linajes detectados, los más prevalentes fueron P.1 (72,4 %), P.2 (11 %), B.1.1.28 (5,6 %) y N.9 (4,6 %).

El juego de las variantes

Las variantes son formas mutantes del virus y, aunque la gran mayoría exhibe un comportamiento epidemiológico similar al de la cepa ancestral, algunas de ellas preocupan al ser potencialmente más transmisibles, o incluso más letales. El linaje P.1 (gamma) surgió al comienzo de noviembre de 2020 en la ciudad de Manaos, la capital del estado brasileño de Amazonas, y rápidamente se propagó hacia otros estados del país, fundamentalmente en los de la región sudeste.

En diciembre de 2020, se detectó por primera vez la variante B.1.1.7 (alfa) en el Reino Unido. Se le adjudicó un incremento de entre un 30 % y un 50 % de la trasmisión, y la gravedad de los casos es un 30 % superior.

En tanto, en Sudáfrica se detectó por primera vez la variante B.1.351 (beta), asociada al aumento del riesgo de la transmisión a la merma de la neutralización viral mediante terapia con anticuerpos monoclonales, sueros de convalecientes y sueros posvacunales.

Hace menos tiempo, se propagó por el mundo la variante delta, detectada por primera vez en la India, con posibles impactos sobre el reciente incremento de casos en Europa, Estados Unidos y China.

La variante gamma: un estudio de caso

Lacerda Nogueira explica que, desde el final del año pasado, la ciudad de São José do Rio Preto pasó por dos grandes picos de casos y muertes: uno en diciembre de 2020 y otro en febrero de 2021, cuando explotaron las cifras de contagios de la enfermedad.

“De acuerdo con este análisis, en octubre del año pasado estaban circulando diversas variantes del coronavirus. Pero en diciembre pasó a predominar la P.2 [detectada por primera vez en Río de Janeiro], lo que puede haber redundado en el alza de los casos, aunque sin un aumento en la gravedad de la enfermedad. El día 26 de enero de 2021, detectamos el primer caso de la cepa P.1 en el municipio, e inmediatamente después la misma pasó a ser dominante. En ese lapso de tiempo, a partir de marzo, se produjo el aumento de más del 100 % en la cantidad de casos graves y muertes”, revela Lacerda Nogueira.

El investigador explica que no es posible afirmar que la variante P.2 haya sido responsable del aumento de los contagios al final de 2020. Sucede que el tiempo de las fiestas también coincidió con una mayor circulación de personas por todo el país y, como consecuencia de ello, con una mayor transmisión de la enfermedad.

En tanto, en el caso de la P.1 (gamma), esa correlación pudo comprobarse, lo que pone fin a una gran discusión en el seno de la comunidad científica con miras a saber si esta variante era realmente más agresiva y responsable de una mayor cantidad de muertes, de acuerdo con el investigador.

“Los estudios realizados en Manaos apuntaban hacia la muerte de una cantidad mucho mayor de gente y, en enero, se produjo el colapso total del sistema de salud en el estado de Amazonas: faltó oxígeno, murieron personas ahogadas e incluso hubo que trasladar a bebés en incubadoras [que no necesariamente tenían COVID-19] para su tratamiento en otros estados de Brasil. Aparte de esa variante, diversos otros factores ya conocidos derivaron en una situación de crisis humanitaria”, dice.

La situación de São José do Rio Preto en marzo era distinta a la de Manaos en enero de 2021. El municipio paulista de 400 mil habitantes cuenta con un sistema de salud más robusto e implementó un confinamiento en el pico de la transmisión de la variante P.1. “En São José do Rio Preto no hubo colapso del sistema sanitario ni faltó oxígeno. Fue muy duro lo que sucedió, llegamos a tener 300 personas en UTI [unidades de terapia intensiva], pero sin que se saturasen. Tuvimos uno o dos días con el 100 % de ocupación de camas. Aun con ese escenario mejor, la mortalidad fue mucho mayor que durante los picos anteriores. Ocurrió esto porque la P.1 es una variante más agresiva”, sostiene.

Las vacunas salvan vidas

Otro factor importante fue que el período de aumento de los contagios causados por la P.1 en la ciudad paulista coincidió con la vacunación de los ancianos. “Cuando se produjo la propagación de la P.1 en el municipio, prácticamente todos los mayores de 70 años estaban vacunados, la mayoría con la vacuna CoronaVac. Según el estudio, las vacunas corresponden a entre el 60 % y el    70 % de protección contra la muerte por casos graves en esa población vacunada, lo que constituye una excelente noticia”, dice.

De acuerdo con Lacerda Nogueira, los estudios de monitoreo genómico siguen adelante. El equipo investigará lo que sucedió el año pasado [antes del surgimiento de las nuevas variantes], y monitoreará los próximos meses de la pandemia. “Seguimos llevando adelante esos análisis y esas correlaciones semanalmente. Aún no hemos detectado la variante delta en el municipio, pero estimo que esto es una cuestión de tiempo. Este estudio nos permitirá seguir de cerca el impacto de la probable competencia entre las variantes delta y gamma”, vaticina.

El investigador remarca que, si bien se detectó la existencia de la variante gamma en Inglaterra y Estados Unidos, Europa no se vio afectada por esta. “Allá, la cepa gamma no compitió en forma directa con la delta. Pero eso sí puede estar sucediendo acá en Brasil, tal como lo muestran los estudios realizados en Río de Janeiro, donde la prevalencia de la variante delta está subiendo”, dice.

Puede leerse el artículo intitulado Effects of SARS-CoV-2 P.1 introduction and the impact of COVID-19 vaccination on the epidemiological landscape of São José do Rio Preto, Brazil en el siguiente enlace: www.medrxiv.org/content/10.1101/2021.07.28.21261228v1
 

  Republicar
 

Republicar

Agência FAPESP licencia sus noticias y otros tipos de materiales vía Creative Commons CC-BY-NC-ND, para que se los pueda reproducir gratuitamente y de manera sencilla en otros medios de comunicación digitales o impresos. Debe adjudicarse la autoría (el nombre del reportero), como así también la fuente (Agência FAPESP). El uso del botón HTML permite contemplar estas normas, cuyos detalles pueden leerse en la Política de Reproducción Digital de Agência FAPESP.


Los temas más populares