La ONU moviliza a científicos en busca de salidas para la crisis socioeconómica provocada por la pandemia | AGÊNCIA FAPESP

La ONU moviliza a científicos en busca de salidas para la crisis socioeconómica provocada por la pandemia Un documento propone 25 prioridades de investigación en áreas estratégicas para la construcción de un futuro más justo, resiliente y sostenible (foto: Rovena Rosa/Agência Brasil)

La ONU moviliza a científicos en busca de salidas para la crisis socioeconómica provocada por la pandemia

03 de diciembre de 2020

Por Claudia Izique  |  Agência FAPESP – La Organización de las Naciones Unidas (ONU) movilizó a 250 investigadores, directivos de agencias científicas de fomento de 25 países –la FAPESP entre ellas– y formuladores de políticas gubernamentales, entre otros, para la definición conjunta de estrategias nacionales e internacionales de recuperación de la crisis socioeconómica que se propagó por el planeta en la estela de la pandemia del COVID-19.

En el transcurso de diez semanas, estos 250 expertos elaboraron un derrotero con 25 prioridades de investigaciones detalladamente descrito en el documento intitulado United Nations Research Roadmap for the COVID-19 Recovery, dado a conocer el pasado 18 de noviembre. “Este derrotero constituye una herramienta que pueden utilizarla científicos, agencias de fomento de la investigación científica, organizaciones de la sociedad civil, gobiernos e instituciones internacionales para entablar colaboraciones, alinear esfuerzos de investigación y mostrar el poder de la ciencia global”, afirma Amina Mohammed, vicesecretaria general de la ONU en el mensaje de apertura del documento.

Los 25 temas de investigación están distribuidos en cinco áreas consideradas prioritarias para la construcción de un futuro más justo, resiliente y sostenible, alineados con los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS): protección de servicios y sistemas de salud, garantía de protección social y servicios básicos, planificación de la recuperación del empleo, de pequeñas y medianas empresas y de oportunidades para los trabajadores del sector informal, apoyo a la respuesta macroeconómica y a la colaboración multilateral, y fortalecimiento de la cohesión social y de la resiliencia de la comunidad.

La ciencia, desde la perspectiva de la ONU, constituye la “mejor posibilidad” para que el planeta se recupere del COVID-19, ya que es capaz de producir cambios transformadores que comprenden ingeniosidad, investigación en todas las áreas del conocimiento, asociaciones y colaboración. Las cinco estrategias y las 25 prioridades de investigación que se plantean en el referido documento tienen el objetivo de movilizar a la comunidad científica para afrontar este reto.

El aporte de la FAPESP

En cinco capítulos y más de 120 páginas, el documento coordinado por Steven Hoffman, director científico del Canadian Institutes of Health Research, de Canadá, enumera un conjunto de recomendaciones y ofrece una lista de temas de investigación –en formato de preguntas– para cada uno de los cinco pilares estratégicos. Adicionalmente, en cada pilar, se consignan tres subprioridades de investigaciones de impacto inmediato (quick-win), de mayor retorno sobre la inversión (best-buy) y de gran poder de transformación (game-changer).

En el pilar de Protección Social y Servicios Básicos, por ejemplo, las recomendaciones se enfocan en las políticas a favor de las poblaciones más pobres, en los servicios esenciales de alimentación, de nutrición –especialmente de niños y mujeres– y de saneamiento, en el aprendizaje sostenido, en trabajos sociales y en la implementación de medidas contra la violencia de género.

En este pilar, se califica a las investigaciones que apunten a la definición de estrategias de provisión de servicios básicos para proteger la salud mental de los trabajadores como quick-win, y a las iniciativas de inclusión digital como best-buy. Y las medidas eficaces tendientes a la protección del ingreso básico son los game-changer. A estas sugerencias les siguen cinco recomendaciones de investigaciones que comprenden medidas de protección social inclusivas, disminución de la desigualdad y prosperidad, entre otras.

Junto a representantes de otras diez instituciones de investigación científica de todo el mundo, la FAPESP contribuyó en la identificación de las preguntas claves del pilar de Protección Social y Servicios Básicos. La Fundación estuvo representada por su director científico, Luiz Eugênio Mello, y por la investigadora Marta Arretche, integrante del consejo directivo del Centro de Estudios de la Metrópolis (CEM) –uno de los Centros de Investigación, Innovación y Difusión (CEPID) de la FAPESP–, del cual ya fue coordinadora. 

“El gran desafío consistió en traducir los temas relevantes para su implementación inmediata y que, al mismo tiempo, implican un reto de investigación que debe trabajarse. Resulta evidente que existe mucho conocimiento disponible, pero a veces el mismo requiere de ajustes locales para que pueda aplicárselo adecuadamente en beneficio de la sociedad”, afirma Mello.

La FAPESP tuvo una participación importante en la inclusión de dos temas relevantes, subraya Arretche. “El primero atañe a la importancia de la inclusión digital. Es un gran desafío contemporáneo y la investigación aún cuenta con un espacio muy grande para aportar. El segundo se refiere a la importancia de los estudios sobre la implementación, una etapa crucial de la producción de políticas y de estudios que en este campo pueden generar resultados sumamente relevantes para nuestro conocimiento en referencia a las estrategias de inclusión social.”

El grupo que elaboró propuestas para el pilar de Protección Social y Servicios Básicos, coordinado por Angela Liberatore, del European Research Council, y por Bhushan Patwardhan, del Indian Council of Social Science Research, también contó con la participación de Anita Charlesworth, del Health Foundation, del Reino Unido, Isayvani Naicker, de la African Academy of Sciences, de Kenia, y Sara Wolfe, del Grand Challenges Canada, de Canadá.

“No dejar a nadie de lado”

El documento intitulado United Nations Research Roadmap for the COVID-19 Recovery parte del supuesto de la interdependencia de todos los habitantes del planeta para cimentar sus tres ejes principales –equidad, resiliencia y sostenibilidad– y la propuesta de construcción de una base sólida de conocimiento que se les planteará como opción a los gobiernos, a la sociedad civil y al sector privado, con el objetivo de “no dejar a nadie de lado”. Y el factor de impulso de una recuperación económica equitativa es la investigación científica.

“El fortalecimiento de la capacidad de investigación nacional constituye un punto crítico a los efectos de asegurar que los científicos locales puedan generar conocimiento adecuado para la toma de decisiones”, se afirma en el documento. A tal fin, también la empresa de investigación debe ser más equitativa, más diversa, más inclusiva y más participativa.

La ONU recomienda que las agencias de fomento “trabajen juntas” con miras a asegurar los recursos para la financiación de las prioridades de investigación que apunten soluciones para la crisis socioeconómica que generó el COVID-19, mediante el fortalecimiento de asociaciones en el ámbito nacional e internacional. “La colaboración es vital para la implementación de este derrotero”, destaca el documento.

Con base en este documento, la FAPESP pondrá en marcha los debates con miras a la emisión de convocatorias a la presentación de propuestas específicas, referentes a las prioridades definidas en ese mapa. “El protagonismo de la FAPESP al participar en esta iniciativa de las Organización de las Naciones Unidas les brinda a los científicos del estado de São Paulo la posibilidad de insertarse en convocatorias internacionales para la investigación de temas cuyas soluciones y desafíos también sean de naturaleza global”, dice Mello.

La versión completa del documento ese encuentra disponible en el siguiente enlace: www.un.org/en/pdfs/UNCOVID19ResearchRoadmap.pdf.
 

  Republicar
 

Republicar

Agência FAPESP licencia sus noticias y otros tipos de materiales vía Creative Commons CC-BY-NC-ND, para que se los pueda reproducir gratuitamente y de manera sencilla en otros medios de comunicación digitales o impresos. Debe adjudicarse la autoría (el nombre del reportero), como así también la fuente (Agência FAPESP). El uso del botón HTML permite contemplar estas normas, cuyos detalles pueden leerse en la Política de Reproducción Digital de Agência FAPESP.


Los temas más populares