La bioenergía será estratégica para la economía sostenible | AGÊNCIA FAPESP

La bioenergía será estratégica para la economía sostenible El rumbo de la bioeconomía pautó los debates durante la apertura de la tercera edición de la Brazilian BioEnergy Science and Technology Conference (foto: BBEST)

La bioenergía será estratégica para la economía sostenible

09 de noviembre de 2017

Por Karina Toledo, desde Campos do Jordão (Brasil)  |  Agência FAPESP – Los expertos estiman que serán necesarias iniciativas en distintos sectores si se pretende lograr la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero, mantener el calentamiento global por debajo de los 2 °C al final de presente siglo y, de esta manera, minimizar también los impactos del cambio climático sobre la humanidad. Para Carlos Henrique de Brito Cruz, director científico de la FAPESP, la bioenergía cuenta con un lugar asegurado en ese conjunto de soluciones.

Brito Cruz formuló este análisis durante la apertura de la tercera edición de la Brazilian BioEnergy Science and Technology Conference (BBEST), que tuvo lugar en la localidad de Campos do Jordão, en São Paulo, Brasil, entre los días 17 y 19 de octubre. El enfoque principal de este evento, organizado en el ámbito del Programa FAPESP de Investigaciones en Bioenergía (BIOEN), recae sobre el debate referente a la bioenergía en el contexto de la bioeconomía, es decir, sobre la construcción de una economía sostenible.

“La energía es esencial para el desarrollo. Durante los próximos años, países tales como China, la India, Rusia, Brasil y otros de África y Medio Oriente necesitarán más energía para darles una vida mejor a sus poblaciones. Esto torna aún más grande el desafío de contener las emisiones Por eso habrá que buscar nuevas formas de afrontar este problema”, dijo Brito Cruz.

La bioenergía, añadió, puede ayudar a mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero, fundamentalmente en el sector de transportes, que actualmente es el que más energía demanda en el mundo (el 27% de toda la energía que se consume).

Para Brito Cruz, debe verse con cautela la idea de que los coches eléctricos reemplazarán totalmente a los que funcionan con motores de combustión interna. La industria automovilística aún debería superar el desafío de aumentar la densidad energética de las baterías, que determina la autonomía de los vehículos entre una recarga y la siguiente.

“La conveniencia de utilizar combustibles líquidos es relevante, y aún hay espacio para que los motores de combustión se vuelvan menores y más eficientes. La electricidad y los biocombustibles constituyen soluciones complementarias que deberán trabajar juntas. La demanda de biocombustibles en el futuro estará asociada fundamentalmente a la aviación, a la navegación oceánica y a los viajes viales de larga distancia”, afirmó Brito Cruz.

La porción representada por las fuentes renovables en la matriz energética crece en casi todos los países. En alguno de ellos, tales como Nueva Zelandia, Suecia, Noruega e Islandia, ya representa más del 40%.

“En Brasil ese índice asciende al 41%, algo que pocos logran alcanzar. La principal fuente renovable brasileña es la caña de azúcar, que cubre el 17,2% de la demanda. Casi el 9% de la energía eléctrica que se genera en Brasil actualmente proviene de la quema de biomasa, lo que demuestra que la bioenergía tiene espacio en otros sectores, más allá del de transportes”, dijo Brito Cruz.

La proyección de una bioeconomía sostenible

Presente en la Ceremonia Inaugural de la BBEST 2017, el presidente de la FAPESP, José Goldemberg, destacó que en 2050 la bioenergía corresponderá a casi el 30% de toda la energía que se use en el mundo. Actualmente, ese índice se ubica alrededor del 10%, según datos de la International Energy Agency (IEA), una organización intergubernamental autónoma creada en el ámbito de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

“Como la FAPESP tiene clara esta situación creó el BIOEN, el cual, desde su nacimiento en 2008, ha sido destinatario de 80 millones de reales de inversión”, declaró a Goldemberg a Agência FAPESP.

Gláucia Mendes Souza, docente del Instituto de Química de la Universidad de São Paulo (USP) y miembro de la coordinación del BIOEN, afirmó que la BBEST nació prácticamente al mismo tiempo que el Programa FAPESP de Investigaciones en Bioenergía, con la intención de congregar a la academia y a la industria a los efectos de realizar un esfuerzo para comunicarles los avances en el campo de la ciencia y la tecnología a los formuladores de políticas públicas del sector.

“En las ediciones anteriores de la BBEST, logramos demostrar de qué manera la bioenergía puede interactuar con temas tales como la seguridad alimentaria, la seguridad ambiental, la seguridad climática y el desarrollo sostenible. Durante los últimos tres años hemos empezado a pensar en todas estas cosas de una forma más integrada en la búsqueda del desarrollo de una bioeconomía. En el marco del BIOEN, estamos desarrollando tecnologías tendientes a utilizar la biomasa y para producir muchas otras cosas además de bioetanol, tales como combustibles de aviación y bioproductos que reemplacen a los que actualmente elabora la industria petroquímica”, afirmó.

Para Luuk van der Wielen, director del Biotechnology based Ecologically Balanced Sustainable Industrial Consortium (BE-Basic) y organizador de la BBEST junto a Mendes Souza, la bioeconomía es un camino para que Brasil supere la actual turbulencia y sus consiguientes dificultades económicas. “Existen muchas iniciativas en este sentido que se mostrarán en el transcurso de estos tres días”, afirmó.

También participaron en la ceremonia de apertura Heitor Cantarella, investigador del Instituto Agronómico (IAC), y Marcio de Castro Silva Filho, de la Escuela Superior de Agricultura Luiz de Queiroz (Esalq-USP), ambos secretarios generales de la BBEST 2017.

Más información sobre el BBEST en: bbest.org.br  

 

Vea más fotos

  Republicar
 

Republicar

Agência FAPESP licencia sus noticias y otros tipos de materiales vía Creative Commons CC-BY-NC-ND, para que se los pueda reproducir gratuitamente y de manera sencilla en otros medios de comunicación digitales o impresos. Debe adjudicarse la autoría (el nombre del reportero), como así también la fuente (Agência FAPESP). El uso del botón HTML permite contemplar estas normas, cuyos detalles pueden leerse en la Política de Reproducción Digital de Agência FAPESP.


Los temas más populares