Investigadores de Brasil y de EE.UU. estudian los efectos del estrés tóxico en niños | AGÊNCIA FAPESP

Investigadores de Brasil y de EE.UU. estudian los efectos del estrés tóxico en niños El proyecto se lleva adelante en el marco del programa FAPESP-SPRINT, que tiene una convocatoria abierta al envío de nuevas propuestas hasta el próximo día 30 de enero (foto: Wikimedia Commons)

Investigadores de Brasil y de EE.UU. estudian los efectos del estrés tóxico en niños

19 de enero de 2017

Por Elton Alisson  |  Agência FAPESP – Los niños que viven en favelas de Brasil o en East Lubbock, en Texas, Estados Unidos, se encuentran inmersos en una realidad común: muchos de ellos viven en condiciones de extrema pobreza, son testigos usuales de violencia y pueden ser víctimas de maltratos verbales, físicos, emocionales e incluso sexuales.

La exposición constante y durante un largo lapso de tiempo a estos eventos traumáticos extremos –caracterizados como episodios de estrés tóxico–, sin el apoyo adecuado de adultos, puede levarlos a desarrollar comportamientos negativos tales como agresiones, ansiedad y depresión, según señalan expertos del área.

Un grupo de investigadores del Departamento de Psiquiatría de la Escuela Paulista de Medicina de la Universidad Federal de São Paulo (Unifesp), en colaboración con colegas de la Texas Tech University (TTU), de Estados Unidos, lleva adelante un estudio cuyo objetivo consiste en evaluar la incidencia y los efectos del estrés tóxico sobre el desarrollo neurológico, cognoscitivo y socioemocional de niños y adolescentes de Brasil y de Estados Unidos. Y para ello cuentan con el apoyo de la FAPESP.

La investigación se realiza en el marco del programa São Paulo Researchers in International Collaboration (SPRINT), que tiene actualmente una convocatoria abierta al envío de nuevas propuestas, hasta el próximo día 30 de enero de 2017.

En el caso de la investigación desarrollada por investigadores de la Unifesp y de la TTU, el objetivo consiste en identificar inicialmente los factores crónicos y considerados tóxicos, tales como pobreza, maltratos, conflictos familiares y uso de drogas, que pueden ser comunes en ambos países, según le explica a Agência FAPESP Andrea Parolin Jackowski, docente de la Unifesp y coordinadora del proyecto por el lado brasileño.

“Hemos detectado que es común en las dos regiones la alta prevalencia de maltrato infantil”, adelantó la investigadora.

En octubre, los investigadores de la TTU pasaron una semana en la ciudad São Paulo para conocer los lugares acompañados por colaboradores brasileños –sitios como la zona conocida como la cracolandia, en el centro de la metrópolis– y verificar in situ la realidad en que viven los niños en estudio, y evaluar de que manera sus experiencias pueden aplicarse en todo el mundo, ya que no varían mucho de un lugar a otro.

Algunos resultados preliminares de este estudio indican que, pese a las diferencias culturales, no existen demasiadas distinciones en cómo reaccionan los niños ante el estrés tóxico en diversas partes del mundo. Niños que viven en extrema pobreza en East Lubbock, Texas, o en el centro-sur de Los Ángeles, por ejemplo, exhiben los mismos efectos cognoscitivos y conductuales que los que viven en favelas de Brasil, según afirman los investigadores.

“La forma en que responde el cuerpo ante el estrés tóxico es similar en todos los contextos”, dijo Elizabeth Trejos-Castillo, docente de la TTU y coordinadora del proyecto del lado estadounidense, en un reportaje publicado en el sitio web de la universidad norteamericana.

Cooperación internacional

De acuerdo con Jackowski, esta investigación sólo fue posible merced a la existencia del programa SPRINT.

Las investigadoras de la TTU participantes en el proyecto se enteraron de convocatoria a la presentación de propuestas del programa que incluía a la universidad estadounidense y constataron que Jackowski realizaba una investigación, también financiada por la FAPESP, con objetivos convergentes con los de ellas. Consultaron a Jackowski y decidieron remitir una propuesta conjunta al programa.

“El SPRINT permitió que las investigadoras de la Texas Tech University vinieran a Brasil a conocer otros proyectos que hemos desarrollado y detectar oportunidades de futuras colaboraciones para las cuales podemos solicitar financiación internacional”, dijo Jackowski.

La consolidación y la ampliación de las colaboraciones científicas son precisamente algunos de los objetivos del programa. Lanzado en 2014, el SPRINT tiene por objeto promover el avance de la investigación científica a través de colaboraciones entre científicos vinculados a universidades e instituciones de investigación de estado de São Paulo y científicos asociados del exterior en proyectos conjuntos a mediano y largo plazo.

El programa ofrece financiación para la fase inicial de colaboraciones internacionales en investigación científica, el llamado de seed funding (fondos semilla, en traducción libre).

Se espera que investigadores del estado de São Paulo, en colaboración con pares extranjeros, presenten propuestas de estudios conjuntos en las líneas regulares de la FAPESP y ante las agencias de fomento de la investigación científica accesibles para los diversos asociados internacionales de la Fundación, a los efectos de darle continuidad a la colaboración iniciada en el marco del SPRINT y consolidar la alianza.

El programa ha brindado apoyo hasta ahora a 118 proyectos de investigación realizados por científicos vinculados a 11 universidades públicas y privadas y a seis instituciones de investigación con sede en el estado de São Paulo, en colaboración con científicos de Inglaterra, Estados Unidos, Australia, Francia, Holanda, Canadá, Irlanda, Argentina, España, Sudáfrica, el País de Gales, Escocia y Bélgica.

El investigador Alexandre da Costa Pereira, del Instituto del Corazón del Hospital de Clínicas, dependiente de la Facultad de Medicina de la USP, por ejemplo, obtuvo la aprobación de una propuesta de investigación en el marco de la primera convocatoria del programa para realizar, en colaboración con colegas de la Facultad de Medicina de la Harvard University, de Estados Unidos, un estudio sobre la genética molecular de cardiomiopatías hereditarias.

Este proyecto hizo posible intensificar la colaboración que ya se había iniciado con los pares de la referida universidad estadounidense mediante el intercambio de investigadores. Una alumna de doctorado y otra de posdoctorado del grupo de Da Costa Pereira en el Incor realizaron pasantías en el exterior con becas de la FAPESP.

“El programa SPRINT permite no sólo que se establezcan vínculos de colaboración científica, sino también que los mismos se afiancen mediante un contacto presencial entre los científicos de los grupos que toman parte en los proyectos”, sostuvo Da Costa Pereira.

“Mediante este tipo de colaboraciones se generan oportunidades mucho más robustas y con mayores posibilidades éxito, y no solamente en forma de publicaciones científicas”, afirmó.

Su opinión es corroborada por Trevor Elliot, docente de la Queen’s University Belfast, de Irlanda, quien lleva adelante una investigación sobre trazadores ambientales para la gestión de recursos hídricos en colaboración con Daniel Marcos Bonotto, docente del Instituto de Geociencias y Ciencias Exactas de la Universidade Estadual Paulista (Unesp), en su campus de la localidad de Rio Claro, en el marco del SPRINT.

Merced a esta investigación, Elliot estuvo a comienzos de este año en Brasil para visitar y analizar potenciales lugares de estudios de campo a lo largo del rio Corumbataí, en la zona de Rio Claro, y discutir y planificar posibilidades de proyectos futuros con el grupo de Bonotto y otros investigadores brasileños.

“La facilidad que brinda el programa SPRINT para visitar a los socios es sumamente valiosa, no sólo a los efectos de promover un diálogo inicial sino también para consolidar una colaboración internacional de investigación a largo plazo”, sostuvo.

Más información sobre el Programa SPRINT puede recabarse en el siguiente enlace: www.fapesp.br/sprint.

 

  Republicar
 

Republicar

Agência FAPESP licencia sus noticias y otros tipos de materiales vía Creative Commons CC-BY-NC-ND, para que se los pueda reproducir gratuitamente y de manera sencilla en otros medios de comunicación digitales o impresos. Debe adjudicarse la autoría (el nombre del reportero), como así también la fuente (Agência FAPESP). El uso del botón HTML permite contemplar estas normas, cuyos detalles pueden leerse en la Política de Reproducción Digital de Agência FAPESP.


Los temas más populares