Inauguran una nueva facility en la Universidad de São Paulo | AGÊNCIA FAPESP

Inauguran una nueva <i>facility</i> en la Universidad de São Paulo El científico Paulo Saldiva, con el aparato de resonancia magnética Magnetom al fondo (imagen: Leandro Negro)

Inauguran una nueva facility en la Universidad de São Paulo

02 de abril de 2015

Por Elton Alisson

Agência FAPESP – La Facultad de Medicina (FM) de la Universidad de São Paulo (USP) inauguró el pasado 13 de marzo la Plataforma de Imágenes en Sala de Autopsias (Pisa), una research facility que cuenta con el primer aparato de resonancia magnética para el cuerpo entero con campo de 7 Teslas de Latinoamérica: el Magnetom 7T MRI.

En el laboratorio, instalado en una construcción subterránea de 500 metros cuadrados, en un terreno anexo a la sede de la FM-USP, hay también aparatos de tomografía computarizada, ecografía y rayos X.

Con un costo de 7.695.000 dólares (alrededor de 24 millones de reales), el Magnetom fue adquirido con recursos de la FAPESP –en el marco del proyecto “Plataforma de imágenes en la sala de autopsias” y del Programa de Equipos Multiusuarios (EMU)–, de la USP y de la Secretaría de Estado de Salud, a través de la Fundación Facultad de Medicina.

“El aparato contribuirá tanto en la investigación y el avance del conocimiento de nuevas enfermedades, con gran impacto en el área de la salud, como en el perfeccionamiento de la enseñanza médica”, dijo Celso Lafer, presidente de la FAPESP, durante la ceremonia de inauguración del aparato y de las instalaciones del Pisa.

Este equipo de 7 teslas, fabricado en Alemania e Inglaterra, permite producir simultáneamente diversas imágenes de todo el cuerpo humano, con un gran nivel de detalle.

Los aparatos similares existentes en otros lugares del mundo –en Europa, Estados Unidos y Japón– son menores y no abarcan un cuerpo humano entero, comparó Edson Amaro Júnior, profesor de Radiología de la FM-USP.

“Existen hoy en día aproximadamente 70 aparatos de resonancia magnética de 7 teslas en el hemisferio Norte y uno en Australia, pero casi todos son muy pequeños y se los ha utilizado más bien experimentalmente”, afirmó.

Otro diferencia consiste en que el aparato “brasileño” se utilizará para examinar cadáveres recibidos por el Servicio de Verificación de Óbitos de la Capital (SVOC), mantenido por la USP, que es el mayor servicio de autopsias médicas del mundo: realiza anualmente alrededor de 14 mil autopsias relativas a muertes naturales.

De este modo, será posible estudiar una mayor cantidad de casos de enfermedades (casuística) y, al mismo tiempo, validar con mayor precisión la precisión del aparato para la realización de diagnósticos, según apuntan los investigadores participantes en el proyecto.

“Al aclarar las causas de muertes naturales, también será posible desarrollar nuevos tratamientos y contribuir en la mejora de la calidad de la asistencia médica que se les brinda a los pacientes, pues el control de calidad de la atención hospitalaria consiste en hacer que los pacientes entren y salgan vivos del hospital”, dijo Paulo Hilario Saldiva, docente titular de Patología de la FM-USP.

“Si el paciente ha muerto, se debe cuestionar si se hizo todo lo posible, si las hipótesis diagnósticas estaban correctas y si hubo complicaciones durante el tratamiento. Esto es importantísimo para la formulación de una política de calidad hospitalaria”, sostuvo.

La potencia de 7 teslas del aparato permite generar imágenes con una precisión 5,4 veces mayor que las de los artefactos de resonancia magnética de hasta 3 teslas empleados actualmente en algunos hospitales de Brasil. Con el nuevo equipo, se revelan detalles anatómicos del espesor de un pelo.

Imágenes del cerebro

Las primeras imágenes producidas por el Magnetom serán únicamente del cerebro, pues el aparato sale de la fábrica programado para analizar solamente ese órgano.

Sin embargo, los investigadores de la FM-USP ya están construyendo dispositivos para que produzca imágenes también de otros órganos. “Un posdoctorando que estuvo algunos años en Estados Unidos aprendió cómo construir estos artefactos”, dijo Amaro Júnior.

Los científicos también contribuirán en el análisis y el desarrollo de aplicaciones con el aparato de resonancia magnética de 7 teslas con personas vivas.

El aparato aún no ha sido aprobado para su uso clínico, por cuestiones de seguridad. El campo magnético que genera el imán de la máquina –que pesa tres toneladas y está encendido continuamente– sería capaz de erigir una pieza de metal con el peso de 20 automóviles de mediano porte si fuese una grúa, explicó Amaro Júnior.

Asimismo, la radiofrecuencia que genera el aparato puede calentar todas las áreas del cuerpo humano, mientras que, para su uso clínico, lo ideal es que el calentamiento se localice en la parte del cuerpo que se pretende analizar.

“Emplearemos termómetros ópticos para medir qué partes del cuerpo calienta el aparato y detectar eventuales efectos colaterales provocados por su uso”, afirmó Amaro Júnior.

“Tendremos la oportunidad de contribuir en la evaluación y el desarrollo de aplicaciones con el aparato de 7 teslas en humanos”, afirmó Guido Cerri, ex secretario de Salud de São Paulo y docente del Departamento de Radiología de la FM-USP.

Comparación de autopsias

Los científicos de la Pisa vienen llevando adelante un proyecto, denominado Brazilian Imaging and Autopsy Study (Bias), en cuyo marco realizarán una serie de mil autopsias prospectivas mínimamente invasivas para comparar sus resultados con las autopsias convencionales.

Hasta ahora se han realizado aproximadamente 900 autopsias, mediante la utilización de tomografía computarizada, ecografía y rayos X, comentó Saldiva.

De acuerdo con los investigadores, la cantidad de autopsias por muertes naturales está disminuyendo en el mundo, entre otras razones debido a la dificultad de aceptación de este procedimiento.

“Por otra parte, las mismas ocupan un espacio único en la medicina y pueden ayudar a dilucidar mecanismos de enfermedades emergentes, tales como la arterioesclerosis y el Alzheimer, que aún no se han beneficiado con el avance de la biología molecular, pues todavía no es posible hacer biopsias de los tejidos del corazón o del cerebro de personas vivas”, dijo.

Con el fin de facilitar la aceptación del procedimiento y convencer a las familias que han perdido a sus parientes por muertes naturales a ayudar a aclarar las causas de defunción, investigadores de la FM-USP trabajan en el Proyecto Temático intitulado “Uso de modernas técnicas de autopsia en la investigación de enfermedades humanas”, bajo la coordinación de Saldiva, con el objetivo de desarrollar técnicas de diagnóstico por imágenes que ayuden a realizar las autopsias de un modo menos invasivo que con el procedimiento convencional.

El proyecto, que cuenta con el apoyo de la FAPESP, cobró impulso con la inauguración de la Pisa.

“El concepto que estamos elaborando para convencer a las familias a autorizar las autopsias es el de la donación de conocimiento”, dijo.

De acuerdo con Saldiva, más de la mitad de las personas en el mundo mueren sin que la causa de defunción haya sido definida y, cuando se la define, no tiene utilidad para estudios de comparación, pues la clasificación es muy vaga: paro cardíaco, por ejemplo, que es una característica que comparten todos los muertos.

“Al aumentar la cantidad de autopsias de muertes naturales con las técnicas mínimamente invasivas desarrolladas en el laboratorio, será posible contar con una mejor clasificación de las causas de defunción”, evaluó.

“Tendremos la rara oportunidad de contar al mismo tiempo con imágenes de alta definición y con datos sobre el aspecto anatómico y celular de los órganos”, afirmó el investigador.

Lea más sobre la Plataforma de Imágenes en la Sala de Autopsias de la Facultad de Medicina de la USP en: agencia.fapesp.br/20801 [en portugués]. 

 

Vea más fotos

  Republicar
 

Republicar

Agência FAPESP licencia sus noticias y otros tipos de materiales vía Creative Commons CC-BY-NC-ND, para que se los pueda reproducir gratuitamente y de manera sencilla en otros medios de comunicación digitales o impresos. Debe adjudicarse la autoría (el nombre del reportero), como así también la fuente (Agência FAPESP). El uso del botón HTML permite contemplar estas normas, cuyos detalles pueden leerse en la Política de Reproducción Digital de Agência FAPESP.


Los temas más populares