El escenario de la pandemia puede acelerar la instauración del uso de la bioenergía | AGÊNCIA FAPESP

El escenario de la pandemia puede acelerar la instauración del uso de la bioenergía Los cambios conductuales de la sociedad y la modificación de las prioridades políticas durante la crisis provocada por el nuevo coronavirus pueden volverse permanentes y generar un terreno aún más propicio para la expansión del empleo de fuentes renovables de energía. Este fue el tema de un webinario del programa de la FAPESP de investigaciones sobre el tema

El escenario de la pandemia puede acelerar la instauración del uso de la bioenergía

30 de julio de 2020

Por André Julião  |  Agência FAPESP – Los cambios actualmente en curso en el seno de la sociedad debido a la pandemia provocada por el nuevo coronavirus pueden generar transformaciones permanentes, e incluso acelerar la instauración del uso de la bioenergía. Esta fue una de las conclusiones que surgieron durante el webinario intitulado “Biomass and Sustainability”, que tuvo lugar el pasado día 25 de junio y que se encuentra disponible en YouTube.

Dicho evento fue el primer webinario organizado en el marco del Programa FAPESP de Investigaciones en Bioenergía (BIOEN).

“La pandemia del nuevo coronavirus impuso rápidos cambios que quizá se vuelvan permanentes. Cambios en el comportamiento de la sociedad, en el perfil de los gastos, en las prioridades políticas e incluso en el funcionamiento de la economía”, dijo Marco Antonio Zago, presidente del Consejo Superior de la FAPESP, durante la apertura del webinario.

“Al final de este período agudo, quizá el resultado de ello consista en acelerar y concentrar durante un lapso de tiempo muy corto los cambios globales que ya se encuentran en curso. Una de estas tendencias consiste en el reemplazo de las fuentes no renovables de energía por otras alternativas como la bioenergía”, afirmó.

Luiz Eugênio Mello, director científico de la FAPESP, remarcó que el programa de bioenergía de la FAPESP es un éxito no solamente por sus 10 años de existencia y sus más de 400 proyectos y más de 200 empresas financiadas. Según Mello, es una iniciativa exitosa pues genera un conocimiento que aporta al desarrollo del área y también por sus resultados en la implementación del uso de la bioenergía. 

“Se conocen las discusiones entre Nikola Tesla y Thomas Edison acerca de la forma en que podría almacenarse mejor la energía para llevársela a los consumidores. Esa es una muestra de que no siempre gana la mejor solución. Siempre hay un aspecto que concierne a cuán bien ubicados están los distintos actores. Este evento constituye un aporte para que las mejores soluciones prevalezcan”, dijo.

El liderazgo brasileño

Glaucia Mendes Souza, coordinadora del BIOEN, recordó que este programa se puso en marcha en el año 2009, y que actualmente la bioenergía es vista cada vez más como un componente esencial de la matriz energética brasileña, que ya posee un 42% de fuentes renovables. “La bioenergía debe expandirse para mitigar los cambios climáticos y para permitir el desarrollo sostenible. Es la única opción disponible para el reemplazo de los combustibles fósiles en muchos sectores de la economía”, dijo.

La investigadora recordó que no existe otro país en el mundo con una población de más de 6 millones de habitantes que posea una matriz energética con más del 40% de combustibles renovables como lo es Brasil. Uno de los componentes claves que contribuyeron en tal sentido fue el largo historial de producción de azúcar en el interior del país, pero también la capacidad para producir hidroelectricidad y, más recientemente, etanol, electricidad basada en la quema del bagazo de la caña de azúcar y biodiésel.

“Otro componente clave es la fuerte investigación científica en el tema. Brasil es líder en publicaciones en este campo, por eso estamos muy agradecidos con la robusta comunidad de científicos que ha venido trabajando en esto durante tantos años”, dijo la investigadora.

Según Mendes Souza, un importante resultado del BIOEN consistió en expandir la articulación entre los científicos en estudios transdisciplinarios, lo que impactó directamente sobre la calidad de las políticas públicas generadas en el sector. La científica hizo mención a las investigaciones que dieron origen al primer motor flex, alimentado con alcohol o gasolina, desarrollado en Brasil, en el año 2003, aparte de los avances en genómica, que permitieron que al final del año pasado se publicase el genoma más completo hasta ese momento de un cultivar comercial de caña de azúcar (lea más en: agencia.fapesp.br/32097/). 

El evento contó también con la participación de los otros miembros de la coordinación del BIOEN: Luis Cassinelli, Rubens Maciel Filho, Heitor Cantarella y Luiz Augusto Horta Nogueira.

Los otros disertantes fueron Stephen Long, investigador de la University of Illinois Urbana-Champaign (UIUC), en Estados Unidos; Renato Godinho, de la Plataforma Biofuturo, del Ministerio de Relaciones Exteriores, y Marcelo Morandi, investigador de la Unidad de Medio Ambiente de la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa).

Puede accederse al webinario completo en el siguiente enlace: www.fapesp.br/14294
 

  Republicar
 

Republicar

Agência FAPESP licencia sus noticias y otros tipos de materiales vía Creative Commons CC-BY-NC-ND, para que se los pueda reproducir gratuitamente y de manera sencilla en otros medios de comunicación digitales o impresos. Debe adjudicarse la autoría (el nombre del reportero), como así también la fuente (Agência FAPESP). El uso del botón HTML permite contemplar estas normas, cuyos detalles pueden leerse en la Política de Reproducción Digital de Agência FAPESP.


Los temas más populares