Compuestos de una planta del Cerrado combaten al hongo causante de la candidiasis | AGÊNCIA FAPESP

Compuestos de una planta del Cerrado combaten al hongo causante de la candidiasis Cuatro sustancias aisladas en el extracto de Mimosa caesalpiniifolia mostraron in vitro una mayor acción que la del fluconazol, el antimicótico más utilizado clínicamente. Investigadores de Brasil trabajan en la elaboración de la fórmula de una pomada (foto: Marcelo José Dias Silva)

Compuestos de una planta del Cerrado combaten al hongo causante de la candidiasis

26 de septiembre de 2019

Por André Julião  |  Agência FAPESP – Los hongos del género Candida provocan una enfermedad bastante común en humanos llamada candidiasis o moniliasis. En personas con baja inmunidad, fundamentalmente en ambientes hospitalarios, esta infección puede resultar mortal. Aunque el medicamento más utilizado para combatirla es eficiente en gran parte de los casos, algunas variedades del hongo exhiben resistencia.

Pero ahora, científicos de Brasil y España han logrado aislar compuestos presentes en la planta llamada sansão-do-campo o mimosa (Mimosa caesalpiniifolia) −proveniente del Cerrado, la sabana brasileña, y también conocida en Brasil como sabiá o cerca-viva– que combaten a dos especies de Candida. La idea es elaborar una pomada que pueda utilizarse como alternativa al fluconazol, un antimicótico al cual desde hace más de dos décadas se lo viene considerando como la mejor alternativa contra la candidiasis. Esta infección puede causar comezón y dolor en los órganos genitales, aparte de pequeñas heridas (en los varones) o un tipo de leucorrea o secreción vaginal (en las mujeres). 

Los resultados de esta investigación, que contó con el apoyo de la FAPESP, salieron publicados en el Journal of Natural Products. La misma se llevó a cabo en el marco de la pasantía posdoctoral de Marcelo José Dias Silva, en el Instituto de Biociencias de la Universidade Estadual Paulista (IB-Unesp), con sede en la localidad de São Vicente, en Brasil. Una parte del estudio se desarrolló durante el período que el investigador pasó en la Universidad de Cádiz, en España, también con beca de la FAPESP.  

Este trabajo forma parte del Proyecto Temático intitulado Medicamentos fitoterapéuticos estandarizados como blancos para el tratamiento de enfermedades crónicas, coordinado por Wagner Vilegas, docente del IB-Unesp. El grupo también contó con financiación del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad de España.

“Este descubrimiento, y el desarrollo de nuevas entidades terapéuticas mediante una combinación apropiada, pueden derivar en una considerable disminución de la concentración necesaria de los medicamentos, y minimizar los efectos colaterales y la toxicidad que se registra en las drogas que se aplican actualmente”, dijo Vilegas, el coordinador del estudio. 

“Asimismo, pueden abaratar el costo final del tratamiento y reducir la resistencia que han adquirido algunos microorganismos. En ese marco, se hacen necesarios nuevos estudios tanto de prospección, como este, como de los que comprendan la utilización de modelos biológicos”, añadió el investigador. 

Una pomada

Se aislaron en el extracto de la mimosa 23 compuestos conocidos, aparte de cinco nuevos flavonoides a los que se denominó mimocaesalpina A, B, C, D y E. Aplicados a muestras de Candida glabrata y Candida krusei, dos especies causantes de candidiasis, cuatro de los 28 compuestos mostraron una actividad antifúngica mayor que la del fluconazol.

“Les aplicamos los distintos compuestos a esos dos hongos y la mayor parte de ellos generó escaso efecto o no tuvo efecto alguno. Pero cuatro mostraron una actividad prometedora y se los probará bajo la forma de una pomada”, dijo Dias Silva, primer autor del artículo.

Se estudiarán tres fórmulas con los compuestos o las combinaciones que manifestaron un mayor efecto inhibidor del crecimiento de los hongos. Una estará constituida por la combinación de un tipo de β-sitosterol con galato de etilo, dos sustancias presentes en diversas especies de plantas y existentes en abundancia en el sansão-do-campo

La otra pomada poseerá tan solo uno de los nuevos flavonoides descubiertos: la mimocaesalpina C. Por último, se probará una combinación de esta mimocaesalpina con el β-sitosterol.

“El β-sitosterol por sí solo no fue eficiente, pero al combinárselo con otros dos compuestos mostró un efecto sinérgico, con acción potencializada. En tanto, mimocaesalpina C exhibió una actividad prometedora y selectiva contra el C. krusei, resistente al fluconazol”, dijo Dias Silva.

Sin embargo, antes de arribar a las fórmulas que potencialmente podrían convertirse en medicamentos, los investigadores elaboraron el extracto de las hojas de sansão-do-campo. Y lo sometieron a un fraccionamiento por cromatografía, una técnica de laboratorio que se aplica para efectuar la separación de mezclas.

En total se realizaron cinco fraccionamientos que luego se testearon con relación a su acción antifúngica. Tres expresaron la mejor actividad, al inhibir el crecimiento de los hongos un 50%. Esas fracciones más prometedoras se fraccionaron nuevamente entonces aplicando la misma técnica, pero en ese caso aislando los nuevos flavonoides y los otros compuestos. 

“El extracto de sansão-do-campo es sumamente complejo. Contiene mucha clorofila y muchos ácidos grasos, lo que dificulta la detección de los compuestos presentes. Gracias a la colaboración con la Universidad de Cádiz, logramos concretar la separación y orientar la investigación hacia las fracciones más viables”, dijo el investigador. 

Con todo, antes de crear la pomada, los investigadores probarán para ver si el efecto antifúngico de los cuatro compuestos se mantiene o incluso si aumenta cuando se los mezcla con adyuvantes, sustancias que se emplean para potenciar la acción de los medicamentos en el organismo. 

Puede leerse el artículo intitulado Bioassay-Guided Isolation of Fungistatic Compounds from Mimosa caesalpiniifolia Leaves (doi: 10.1021/acs.jnatprod.8b01025), de Marcelo J. Dias Silva, Ana M. Simonet, Naiara C. Silva, Amanda L. T. Dias, Wagner Vilegas y Francisco A. Macías, en el siguiente enlace: pubs.acs.org/doi/10.1021/acs.jnatprod.8b01025.
 

  Republicar
 

Republicar

Agência FAPESP licencia sus noticias y otros tipos de materiales vía Creative Commons CC-BY-NC-ND, para que se los pueda reproducir gratuitamente y de manera sencilla en otros medios de comunicación digitales o impresos. Debe adjudicarse la autoría (el nombre del reportero), como así también la fuente (Agência FAPESP). El uso del botón HTML permite contemplar estas normas, cuyos detalles pueden leerse en la Política de Reproducción Digital de Agência FAPESP.


Los temas más populares