Científicos brasileños y australianos evalúan los efectos de la extracción de oro en el río Madeira | AGÊNCIA FAPESP

Científicos brasileños y australianos evalúan los efectos de la extracción de oro en el río Madeira Si bien esta actividad está en declinación, aún es responsable de las altas concentraciones de mercurio existentes en el mayor afluente del Amazonas, según apunta un estudio con apoyo de la modalidad FAPESP São Paulo Researchers in International Collaboration (foto: johnnyshwang0 / Pixabay)

Científicos brasileños y australianos evalúan los efectos de la extracción de oro en el río Madeira

18 de abril de 2019

Por Elton Alisson  |  Agência FAPESP – Pese a que entró en declinación a partir del año 1985, la explotación de oro en minas aluviales a orillas y en el lecho del río Madeira ha dejado un rastro de contaminación por metales tóxicos en el mayor afluente del río Amazonas.

Un estudio a cargo de investigadores de la Universidade Estadual Paulista (Unesp, en su campus de la localidad de Rio Claro, en Brasil), en asociación con pares de la Queensland University of Technology, de Australia, encontró un nivel relativamente alto de mercurio acumulado en sedimentos de lagos del río Madeira, generado por la extracción artesanal de oro.

Los resultados de este trabajo, que contó con el apoyo de la FAPESP en la modalidad São Paulo Researchers in International Collaboration (SPRINT), salieron publicados en la revista Ecotoxicology and Environmental Safety. Este estudio contó con la participación de investigadores de la Universidad Federal de Rondônia (Unir, Brasil) y de la Shenzen University (China).

“Si bien ha disminuido la intensidad de la extracción de oro mediante minería artesanal y a pequeña escala en el río Madeira durante las últimas dos décadas, esta actividad sigue siendo la principal fuente de emisión de mercurio que encontramos en sedimentos de lagos de esa cuenca”, declaró Daniel Marcos Bonotto, docente de la Unesp de Rio Claro y primer autor del estudio, a Agência FAPESP.

Este proyecto es el segundo que Bonotto realiza con el apoyo del SPRINT de la FAPESP. El primero fue en 2016, cuando se asoció a Trevor Elliot, docente de la Queen’s University Belfast, en Irlanda del Norte, en el marco de un estudio sobre trazadores ambientales para la gestión de recursos hídricos.

“El SPRINT favorece la movilidad y la identificación de proyectos en colaboración con investigadores del exterior, aun cuando todavía no tengan un formato”, dijo Bonotto.

Colaboraciones internacionales

La concreción de nuevas alianzas de investigación constituye precisamente uno de los objetivos del SPRINT, una modalidad que está cumpliendo cinco años. Lanzada en abril de 2014, con el objetivo de promover el avance de la investigación científica mediante la concreción de colaboraciones entre investigadores vinculados a universidades e institutos de investigación del estado de São Paulo y científicos asociados del exterior, en proyectos conjuntos a mediano y largo plazo, esta estrategia de organización de la FAPESP brinda financiación para la fase inicial de colaboraciones internacionales en investigación científica: es el denominado seed funding (financiamiento semilla).

“La FAPESP espera que el seed funding ofertado, sumado a los recursos de la universidad asociada, les permita a los investigadores interactuar en un proyecto y, al mismo tiempo, desarrollar una colaboración que derive en una propuesta de investigación conjunta a mediano o largo plazo, que se le remitirá a la Fundación, en tanto que el investigador asociado la presentará ante las agencias extranjeras accesibles”, dijo Carlos Henrique de Brito Cruz, director científico de la FAPESP.

Tal como explicó Marilda Solon Teixeira Bottesi, asesora para colaboraciones en investigación científica de la FAPESP, los objetivos del SPRINT consisten el consolidar asociaciones de investigación ya existentes o estimular nuevas colaboraciones mediante la financiación de misiones científicas.

“A través de los proyectos apoyados por el SPRINT, los científicos participantes tienen la oportunidad de visitar las instituciones y conocer los laboratorios y las investigaciones que llevan adelante sus socios, a los efectos de proponer proyectos conjuntos”, dijo.

La colaboración de Bonotto con investigadores australianos, por ejemplo, permitió ampliar la investigación que su grupo de la Unesp puso en marcha en la década de 1990, cuando los investigadores empezaron a recolectar sedimentos a distintas profundidades y en rocas circundantes de los lagos del río Madeira en Porto Velho (la capital del estado brasileño de Rondônia), con el fin de analizar las concentraciones y determinar las fuentes de mercurio.

Este metal tóxico, que representa un riesgo para la salud al ingerírselo cuando se consume pescado, puede contaminar las aguas del río Madeira naturalmente, al ser transportado desde el suelo hacia los cursos de agua, o a través de las emisiones atmosféricas de erupciones volcánicas de los Andes. Asimismo, también puede generarse en la extracción artesanal de oro aluvial o garimpo, explicó Bonotto.

“Durante los estudios en campo llegamos a presenciar el desechado directo de mercurio que ejecutan los garimpeiros en lagos del río Madeira”, dijo Bonotto.

Con el fin de estimar la contribución de las fuentes naturales y de la extracción artesanal de oro aluvial en las concentraciones de mercurio halladas en los lagos del río Madeira, los investigadores efectuaron un análisis de los datos de sedimentos y de rocas de nueve lagos basado en redes bayesianas.

Estos modelos gráficos, que representan en forma sencilla las relaciones de causalidad entre las variables de un sistema, se han venido aplicando para entender redes ambientales complejas: en la predicción de la abundancia de especies en función de características del hábitat, por ejemplo.

“A nuestros pares de Australia, que son expertos en este abordaje estadístico, les pareció interesante intentar implementarlo para evaluar el aporte de las distintas fuentes de emisiones de mercurio en los lagos del río Madeira con base en los datos de sedimentos que recolectamos”, afirmó Bonotto.

Los resultados de los análisis indicaron que, si bien las formaciones geológicas y del suelo de los ecosistemas amazónicos influyen sobre el transporte de mercurio en los lagos del río Madeira, la extracción de oro aluvial tiene una gran parte de responsabilidad en la generación del metal presente en esa cuenca.

Los investigadores constataron que los sedimentos del fondo de los lagos exhibían concentraciones significativamente más elevadas de mercurio que las rocas aledañas, lo cual desestima la hipótesis de que estas últimas constituyan la fuente de emisión del metal.

Toda vez que la minería de oro ha disminuido significativamente en la zona durante los últimos años, las emisiones anteriores de mercurio, producto de esa actividad, contribuyeron en las altas concentraciones de dicho metal halladas en los sedimentos de los lagos, según apuntaron los autores del estudio.

“Normalmente, los sedimentos del fondo de los lagos suelen retener muchas evidencias de contaminación. Las columnas de sedimentos que recolectamos a distintas profundidades, por ejemplo, retienen registros de la contaminación por mercurio de varios años”, dijo Bonotto.

Ahora, en colaboración con los colegas australianos de la Queensland University of Technology, Bonotto pretende aplicar el mismo abordaje estadístico para evaluar el impacto ambiental de la tradicional industria de calzados de la localidad de Franca, en el estado de São Paulo, estimando las emisiones de cromo de esta industria en los ríos de la región.

“También pretendemos analizar la influencia de nitrato en el transporte de uranio en aguas subterráneas del acuífero Guaraní, en el estado de São Paulo”, dijo Bonotto.

El SPRINT emite cuatro convocatorias anuales. Las propuestas deben presentarse siempre hasta el último lunes de los meses de enero, abril, julio y octubre. La primera convocatoria de este año, con plazo final para el envío de propuestas el día 29 de abril, superó la marca de instituciones participantes: son 16 instituciones de diversos países.

El SPRINT ha brindado apoyo hasta ahora a más de cien proyectos de investigación realizados por científicos vinculados a universidades públicas y privadas y a institutos de investigación con sede en el estado de São Paulo en colaboración con pares de Inglaterra, Estados Unidos, Australia, Francia, Holanda, Canadá, Irlanda del Norte, Irán, Argentina, España, Sudáfrica, el País de Gales, Escocia, Alemania, Bélgica, China, Suecia, Chile, Japón y Dinamarca.

El llamado a la presentación de propuestas SPRINT 1/2019 se encuentra publicado en el siguiente enlace: www.fapesp.br/sprint/chamada12019.   

Suscriptores de la revista Ecotoxicology and Environmental Safety pueden leer el artículo intitulado Assessing mercury pollution in Amazon River tributaries using a bayesian network approach (DOI: 10.1016/j.ecoenv.2018.09.099), de Daniel Marcos Bonotto, Buddhi Wijesiri, Marcelo Vergotti, Ene Gloria da Silveira y Ashantha Goonetilleke en: www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0147651318309734

 

  Republicar
 

Republicar

Agência FAPESP licencia sus noticias y otros tipos de materiales vía Creative Commons CC-BY-NC-ND, para que se los pueda reproducir gratuitamente y de manera sencilla en otros medios de comunicación digitales o impresos. Debe adjudicarse la autoría (el nombre del reportero), como así también la fuente (Agência FAPESP). El uso del botón HTML permite contemplar estas normas, cuyos detalles pueden leerse en la Política de Reproducción Digital de Agência FAPESP.


Los temas más populares