Los hábitos sanos podrían evitar el 27% de los casos de cáncer en Brasil, de acuerdo con un estudio | AGÊNCIA FAPESP

Los hábitos sanos podrían evitar el 27% de los casos de cáncer en Brasil, de acuerdo con un estudio Científicos brasileños y estadounidenses evaluaron el impacto de cinco factores de riesgo –sedentarismo, mala alimentación, sobrepeso, tabaquismo y consumo de alcohol– sobre la incidencia de la enfermedad (imagen: Daniel Antonio/ Agência FAPESP)

Los hábitos sanos podrían evitar el 27% de los casos de cáncer en Brasil, de acuerdo con un estudio

16 de mayo de 2019

Por Maria Fernanda Ziegler  |  Agência FAPESP – El tabaquismo, el consumo de alcohol, el exceso de peso, la alimentación no sana y la falta de actividad física son los factores de riesgo asociados a una tercera parte de las muertes causadas por 20 tipos de cáncer en Brasil, de acuerdo con un nuevo estudio publicado en la revista Cancer Epidemiology

Este trabajo indica que del total de los casos de cáncer registrados anualmente en Brasil, al menos 114 mil (el 27%) podrían evitarse si se pusiera en práctica un estilo de vida más sano. Con relación a la cantidad de muertes que causa esta enfermedad, se podrían salvar 63 mil vidas (el 34% del total).

Estos datos constituyen el resultado de un estudio epidemiológico llevado a cabo por investigadores del Departamento de Medicina Preventiva de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo (FM-USP) y de la Harvard University, en Estados Unidos, que contó con el apoyo de la FAPESP.

Según dicho estudio, la incidencia del cáncer de pulmón, de laringe, de orofaringe, de esófago, de colon y de recto podría disminuirse a la mitad en caso de que los cinco factores de riesgo –tabaquismo, consumo de alcohol, exceso de peso, alimentación no sana y falta de actividad física– se eliminasen.

“Un tema que llama la atención en estos resultados es la proporción de casos que podrían evitarse si se redujesen los factores de riesgo relacionados con el estilo de vida. De acuerdo con diversos trabajos anteriores realizados en esta área, no existe ninguna otra medida capaz de prevenir tantos casos. Este estudio debe servir de base para la formulación de políticas públicas destinadas a la prevención del cáncer en Brasil”, dijo Leandro Rezende, investigador de la FM-USP y uno de los autores del estudio.

El cáncer es una enfermedad multifactorial que se ubica entre las principales causas de muerte en Brasil. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que en 2025, los casos aumenten hasta un 50% en el país, fundamentalmente a causa del crecimiento y del envejecimiento de la población.

Con todo, de acuerdo con este nuevo estudio, además de los cambios en la estructura poblacional, la elevación de la prevalencia de los cinco factores de riesgo relacionados con el estilo de vida brasileño puede generar desafíos adicionales al pensarse en el control del cáncer en el país.

“La prevención primaria del cáncer mediante modificaciones en el estilo de vida constituye uno de los abordajes más interesantes y realistas con la mira puesta en el control de esta enfermedad en Brasil”, dijo Rezende.

Según José Eluf Neto, profesor titular de la FM-USP y director del estudio, el hecho de asegurar el acceso a parques y otros lugares de esparcimiento es algo que debería contemplarse en términos de políticas públicas destinadas a la salud.

“El incentivo a la práctica de la actividad física, la alimentación sana y el contar con lugares de recreación en todas las áreas de la ciudad –cerca de los hogares de las personas– constituyen medidas de prevención primaria que no deben soslayar los gestores públicos. Al contrario, además de tener un gran impacto en la disminución de las muertes, este incentivo a la vida más sana reduce considerablemente la cantidad de casos de la enfermedad”, declaró Eluf Neto a Agência FAPESP.

Existe un consenso en la literatura científica en el sentido de que los cinco factores de riesgo en cuestión están asociados al desarrollo de 20 tipos de cáncer. En el marco de este nuevo estudio se calculó la fracción atribuible poblacional (FAP) del cáncer –una métrica con la cual se puede estimar la proporción de casos pasibles de prevención de eliminarse los factores de riesgo– y se relacionó este dato con estadísticas del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) referentes al índice de masa corporal (IMC) elevado, al consumo de cigarrillos, al alcohol, a la práctica de actividades físicas y a la información referente a la alimentación.

En esta investigación, el factor de la alimentación no sana quedó subdividido en seis: escaso consumo de frutas, verduras, fibras y calcio y consumo elevado de carnes rojas y carnes procesadas.

Los datos referentes a la distribución de los factores de riesgo se calcularon con base en la Investigación Nacional de Salud (PNS, en portugués) 2013, que hizo posible estimar el consumo de alcohol, el IMC, el consumo de frutas y hortalizas, la actividad física, el tabaquismo y la inhalación pasiva entre no fumadores en Brasil.

En tanto, la Investigación de Presupuestos Familiares (POF, también en portugués), realizada en 2008-2009 por el IBGE, se utilizó para calcular el consumo alimentario de fibras, calcio y carnes rojas y procesadas. La distribución de los factores de riesgo del estilo de vida se estimó según el sexo y los grupos etarios.

Los investigadores consideraron dos escenarios de exposición: uno con riesgo mínimo teórico (eliminación total de los riesgos relacionados con el estilo de vida) y otro con base en metas de políticas públicas y recomendaciones para la prevención del cáncer (atenuación de la prevalencia de los factores de riesgo).

En ese escenario de restricción de los factores de riesgo, el consumo de alcohol experimentaría una reducción relativa del 10%, a menos de 50 gramos por día. También forman parte de este escenario una disminución del IMC de 1 kilo por metro cuadrado (kg/m²) en la media de la población, una dieta con entre 200 y 399 miligramos (mg) de calcio por día y la merma de un 30% en la prevalencia del consumo de tabaco.

“Estimamos también el impacto de las disminuciones (y no sólo de la eliminación total) de esos hábitos no sanos, lo cual es sumamente interesante para la salud pública. Con el incentivo a los hábitos más sanos, según las recomendaciones de prevención del cáncer, ya sería posible evitar una cantidad importante de muertes y casos de la enfermedad”, dijo Rezende.

Según los cálculos del escenario que únicamente atenúa los riesgos, el 4,5% de los casos (19.731 casos) y el 6,1% de las muertes (11.480 muertes) podrían evitarse.

Varones y mujeres

Los investigadores también identificaron los principales factores de riesgo en el estilo de vida, individualmente y en combinación según el sexo y el tipo de cáncer en Brasil.

De acuerdo con este análisis, el tabaquismo, responsable de 67 mil casos y 40 mil muertes al año en Brasil, respondió por la mayoría de los desenlaces negativos que podrían prevenirse, seguido por el exceso de peso (21 mil casos y 13 mil muertes) –fuertemente ligado a la alimentación no sana y a la falta de actividad física– y por el consumo de alcohol (16 mil casos y 9 mil muertes).

“Durante los últimos 10 años hemos avanzado mucho con varias leyes y acciones tendientes a hacer disminuir más de la mitad de la prevalencia del tabaquismo. Así y todo, éste sigue constituyendo la principal causa de cáncer. Esto refuerza la necesidad de realizar campañas, y aplicar gravámenes y restricción del marketing. También debemos tener cuenta nuevas cuestiones, tales como los cigarrillos electrónicos, por ejemplo. Aún no sabemos su impacto sobre la salud: tan sólo que sirven como puerta de entrada al vicio, sobre todo entre jóvenes y adolescentes”, dijo Rezende.

En el análisis por sexo, varones y mujeres se vieron afectados de manera disímil. Entre los hombres, el tabaquismo (20,8%) impactó más que la suma de los factores de exceso de peso, falta de actividad física, consumo de alcohol y alimentación inadecuada (14,2%). En tanto, entre las mujeres, la suma de estos cuatro últimos factores impactó en más casos de la enfermedad (15,2%) que el tabaquismo (10,1%) por sí solo.

“De acuerdo con la distribución de los cinco factores de riesgo en esas dos poblaciones, el tabaquismo constituye disparadamente el principal factor de riesgo para el cáncer. Esa diferencia entre varones y mujeres sucede porque la prevalencia del tabaquismo aún es más alta entre los hombres en Brasil. Pero no es sólo esto: las mujeres acusan más el impacto de otros factores. Ellas practican menos actividades físicas y exhiben un índice de masa corporal mayor que el de los varones”, declaró Rezende a Agência FAPESP.

Puede leerse el artículo intitulado Proportion of cancer cases and deaths attributable to lifestyle risk factors in Brazil (doi: 10.1016/j.canep.2019.01.021), de Leandro Fórnias Machado de Rezende, Dong Hoon Lee, Maria Laura da Costa Louzada, Mingyang Song, Edward Giovannucci y José Eluf Neto, en Cancer Epidemiology, en el siguiente enlace: www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1877782118305253?dgcid=author#bib0010.  

 
  Republicar
 

Republicar

Agência FAPESP licencia sus noticias y otros tipos de materiales vía Creative Commons CC-BY-NC-ND, para que se los pueda reproducir gratuitamente y de manera sencilla en otros medios de comunicación digitales o impresos. Debe adjudicarse la autoría (el nombre del reportero), como así también la fuente (Agência FAPESP). El uso del botón HTML permite contemplar estas normas, cuyos detalles pueden leerse en la Política de Reproducción Digital de Agência FAPESP.


Los temas más populares