La sepsis es la enfermedad que más mata en las UTIs de Brasil | AGÊNCIA FAPESP

La sepsis es la enfermedad que más mata en las UTIs de Brasil Un estudio de pacientes con septicemia atendidos en unidades de cuidados intensivos indica que la mortalidad es alta tanto en el sistema público como en el sistema privado. La tasa de letalidad llega al 55,7% (foto: Calleamanecer/ Wikimedia)

La sepsis es la enfermedad que más mata en las UTIs de Brasil

14 de diciembre de 2017

Por Maria Fernanda Ziegler  |  Agência FAPESP – Brasil tiene una tasa extremadamente alta de muerte por sepsis en Unidades de Terapia Intensiva (UTIs), que supera incluso a las de muertes por accidentes cerebrovasculares e infartos en dichas unidades. De acuerdo con un estudio organizado por investigadores de la Universidad Federal de São Paulo (Unifesp) y del Instituto Latinoamericano de Sepsis (Ilas), anualmente mueren más de 230 mil pacientes adultos en las UTIs brasileñas como consecuencia de esta enfermedad. Es una estimación sombría: un 55,7% de los pacientes internados con sepsis fallecen.

Estos datos corresponden al primer estudio brasileño de pacientes con sepsis atendidos en UTIs, cuyos resultados se publicaron en la revista Lancet Infection Diseases. Este trabajo es el resultado de un Proyecto Temático que contó con el apoyo de la FAPESP.

La sepsis se desencadena debido a una respuesta desregulada del organismo en presencia de un agente infeccioso. El sistema de defensa pasa a combatir no solamente a ese agente sino también al propio organismo, y genera así una disfunción de los órganos. Tanto las infecciones de origen comunitario (el 40% de los casos) como aquéllas asociadas a la asistencia de la salud (el 60%) pueden evolucionar hacia la sepsis.

“No se considera que sea alta prevalencia de un 30% de sepsis. Esa tasa ya había sido detectada en estudios anteriores. Pero la mortalidad por sepsis en Brasil es altísima, fundamentalmente porque es una enfermedad pasible de prevención en una gran parte de los casos”, dijo Flávia Machado, docente del Departamento de Anestesiología, Dolor y Medicina Intensiva de la Unifesp y coordinadora de la investigación.

“La vacunación puede prevenir la sepsis comunitaria. Las estrategias de control de las infecciones hospitalarias pueden prevenir en parte la sepsis hospitalaria. Son medidas sencillas y su falta de aplicación muestra que el sistema de atención de la salud no está bien”, dijo.

En el estudio se detectó que si bien la calidad de la atención varía mucho de una institución a otra, no se halló una diferencia significativa entre la tasa de mortalidad en el sistema público (un 56%) y en el sistema privado (un 55%). En general, de los 420 mil casos tratados anualmente, 230 mil terminan en la muerte como desenlace.

Para arribar a estos datos, los investigadores dividieran las UTIs del país en 40 estratos, de acuerdo con factores tales como la región geoeconómica, el tamaño de las ciudades y si las instituciones eran públicas o privadas. El resultado fue la reunión de datos de 227 instituciones, o el 15% de todas las UTIs brasileñas.

“Tomamos una muestra aleatoria de las UTIs brasileñas. Eso fue válido, ya que siempre que se hacía una investigación de sepsis en Brasil –y no conozco ningún otro estudio brasileño en el cual se haya efectuado el muestreo de esta forma– se preguntaba si la institución deseaba participar en la investigación, lo cual generaba una muestra sesgada, probablemente sólo con las mejores instituciones. La tasa de letalidad resultaba en un 40% y no el 55,7% que encontramos”, dijo Machado.

Una serie de factores lleva al resultado sombrío del tratamiento de la sepsis en las UTIs brasileñas: entre éstos se encuentran la falta de acceso a las UTIs, el diagnóstico tardío, la demora del paciente para acercarse al servicio de salud, el tratamiento inadecuado, los problemas de proceso y falta de recursos.

Cabe subrayar que el tratamiento de la enfermedad, cuando se la detecta precozmente, es relativamente sencillo: requiere básicamente la administración de antibióticos y fluidos, el monitoreo del paciente en la UTI y análisis de cultivos bacterianos.

“El acceso a la UTI es un factor que define la letalidad”, dijo Machado. La investigadora explica que estudios basados únicamente en pacientes internados en UTIs presentan tasas de letalidad que pueden variar bastante de un país a otro según la cantidad de camas disponibles con relación a la población del país.

“Cuando la disponibilidad de camas es alta, esto implica una mayor cantidad de pacientes de menor gravedad que ingresan a las UTIs y, por consiguiente, una menor letalidad. En tanto, en países como el nuestro, donde la disponibilidad es baja, sobre todo en el sistema público, la tendencia indica que sólo los pacientes más graves ingresan a las UTIs, con el consiguiente aumento de la letalidad”, dijo.

Las infecciones hospitalarias

Para evitar que algunos pacientes queden excluidos de los tratamientos intensivos, los investigadores sostienen que se hace necesarias las unidades intermedias. Para los científicos, la ausencia de unidades de cuidados intermedios en la mayoría de los hospitales brasileños puede haber contribuido para se produzca una mayor permanencia en la UTI y, por consiguiente, una mayor prevalencia de la sepsis.

Machado pone de relieve a su vez la existencia de una reacción en cadena de esos factores. “Cuidamos mal a nuestros pacientes. El diagnóstico también es tardío, pues la gente va al hospital cuando ya es tarde, la detección de la sepsis es igualmente tardía y el tratamiento resulta inadecuado. Por eso la mortalidad es muy alta. Existe a su vez un grave problema de proceso también”, dijo Machado.

Otro factor que contribuye en los cuadros de sepsis son las altas tasas de infecciones hospitalarias ocasionadas por la baja implementación de medidas preventivas. De acuerdo con el estudio, la mayoría de los pacientes que desarrollan sepsis padecieron infecciones hospitalarias. De acuerdo con este estudio, la baja calidad de la atención en las unidades de internación regulares limitaría las políticas de alta, como así también el suministro de un soporte básico y el monitoreo de los pacientes de severidad entre leve y moderada. Otra causa posible de la alta prevalencia de sepsis la constituyen las diferencias en los cuidados al final de la vida, así como la cuasi ausencia de tratamientos paliativos.

“En Brasil, las decisiones referentes al final de la vida son inusuales y existen lagunas en la comunicación, escasez de una regulación legal, ausencia de directrices avanzadas y creencias culturales y religiosas que pueden resultar en esfuerzos innecesarios para sostener la vida”, escribieron los investigadores en el artículo.

Los investigadores desarrollaron un marcador con ocho puntos necesarios en el tratamiento la sepsis. Las instituciones que no contemplaron seis de esos ocho puntos mostraron un aumento en el riesgo de muerte por sepsis. Los puntos eran los siguientes: chequeo de lactato y de oxigenación de la sangre (análisis de laboratorio), cultivos para la detección de bacterias, disponer de antibióticos, suero y catéteres, monitoreo de la presión venosa (central) y contar con noradrenalina.

“Observe que son puntos sencillos: antibióticos, cultivos, la dosificación de algunos análisis simples, el suministro de suero. No se necesitan recursos elaborados. Esto constituye una muestra de las condiciones existentes en Brasil”, dijo.

La incidencia de sepsis es un problema mundial. Tan es así que en mayo de este año la Organización Mundial de la Salud (OMS), un brazo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), aprobó una resolución al respecto.

“En la actualidad, la ONU reconoce que la sepsis constituye un problema de salud mundial. Pronto deberemos contar con un plan nacional de acción, tal como lo tenemos para las infecciones hospitalarias, por ejemplo. Creo que las cosas empezarán a cambiar, ya que los países miembros de la OMS, Brasil inclusive, deberán tomar medidas en tal sentido”, dijo.

Machado señala que los datos de este estudio podrán ayudar en la elaboración de un plan nacional contra la sepsis. “Será importante contar con estos datos a la hora de elaborar el plan. Pretendemos realizar nuevos estudios teniendo como modelo éste que hicimos, pero incluyendo nuevos segmentos, tales como la investigación en urgencias, UTIs pediátricas y neonatales, y las infecciones hospitalarias”, dijo.

Puede leerse el artículo intitulado The epidemiology of sepsis in Brazilian intensive care units (the Sepsis PREvalence Assessment Database, SPREAD): an observational study (doi: 10.1016/S1473-3099(17)30322-5), de Flavia R Machado, Alexandre Biasi Cavalcanti, Fernando Augusto Bozza, Elaine M Ferreira, Fernanda Sousa Angotti Carrara, Juliana Lubarino Sousa, Noemi Caixeta, Reinaldo Salomao, Derek C Angus, Luciano Cesar Pontes Azevedo, en Lancet Infectious Diseases, en el siguiente enlace: thelancet.com/journals/laninf/article/PIIS1473-3099(17)30322-5/fulltext.

 

  Republicar
 

Republicar

Agência FAPESP licencia sus noticias y otros tipos de materiales vía Creative Commons CC-BY-NC-ND, para que se los pueda reproducir gratuitamente y de manera sencilla en otros medios de comunicación digitales o impresos. Debe adjudicarse la autoría (el nombre del reportero), como así también la fuente (Agência FAPESP). El uso del botón HTML permite contemplar estas normas, cuyos detalles pueden leerse en la Política de Reproducción Digital de Agência FAPESP.


Los temas más populares