La apertura de datos de estudios científicos optimiza el empleo de recursos | AGÊNCIA FAPESP

La apertura de datos de estudios científicos optimiza el empleo de recursos Representantes de programas de distribución de datos y de universidades paulistas relatan en la sede de la FAPESP sus experiencias y los desafíos con miras a generar una cultura de open data y open science (foto: Daniel Antonio/ Agência FAPESP)

La apertura de datos de estudios científicos optimiza el empleo de recursos

01 de noviembre de 2018

Por André Julião  |  Agência FAPESP – Nueve meses después de saberse que Brasil es el país que posee la mayor cantidad de artículos científicos con acceso abierto en el mundo, las agencias de fomento de la ciencia de 11 países europeos y la Comisión Europea anunciaron que toda la investigación científica financiada con fondos públicos deberá estar publicada en periódicos de acceso abierto, en los cuales no es necesario pagar para leer los artículos, en el año 2020.

Esta medida parece constituir un camino inevitable en momento en que la publicación de los resultados pasa a ser cada vez más abierta y cobran cuerpo estructuras y políticas tendientes a abrir incluso datos no asociados a publicaciones disponibles para otros científicos.

“Los objetivos tanto en Holanda como en Europa son muy ambiciosos. Vemos a la open science como el futuro. Por eso proponemos políticas y construimos infraestructuras destinadas a que los datos compartidos se conviertan en realidad”, dijo Ingrid Dillo, directora del Data Archiving and Networked Services (DANS), de Holanda, que desde hace 10 años apoya a científicos holandeses en la distribución y la preservación a longo plazo de sus datos. Este instituto cuenta con la financiación de la Academia de Artes y Ciencias de Holanda (KNAW) y del principal organismo de fomento de la investigación científica de ese país (NWO).

Dillo fue una de las invitadas en el evento intitulado Open Science/ Open Data: Challenges and Best Practices in Scientific Data Management, que tuvo lugar en septiembre pasado en la sede de la FAPESP, en São Paulo, Brasil. 

Dicho evento contó también con la presencia de representantes de las siete universidades públicas del estado de São Paulo, que presentaron sus iniciativas referentes a la distribución y la gestión de datos. Estas universidades forman parte de un grupo de trabajo coordinado en la FAPESP y destinado a la creación de una red de repositorios de datos abiertos de investigación científica. La Fundación reconoce la importancia de la gestión adecuada de los datos de investigación como una parte esencial de las buenas prácticas de investigación.

También como parte de estas iniciativas se presentaron las acciones que se llevan adelante en SciELO (las siglas de Scientific Electronic Library Online, un proyecto que cuenta también con el apoyo de la FAPESP) referentes a open access, con referencia a las publicaciones, una parte integrante de la open science.

“Estamos debatiendo las nuevas prácticas y políticas de la FAPESP que están siendo seguidas e implementadas en el área de ciencia abierta y de datos abiertos”, dijo Claudia Bauzer Medeiros, docente del Instituto de Computación de la Unicamp e integrante de la Coordinación del Programa FAPESP de eScience y Data Science, y organizadora del evento.  

“En Holanda esto es algo consolidado: son más de 10 años de trabajo tendiente a la creación de un sistema de datos abiertos. En Canadá es una iniciativa más reciente, pero ya existen grandes repositorios que pueden ayudarnos en Brasil”, declaró Bauzer Medeiros a Agência FAPESP.

“Lo que estamos intentando hacer en Canadá es entablar colaboraciones entre diversos actores, tales como bibliotecas, científicos y proveedores de infraestructura. Estas alianzas no hacen sino reafirman los esfuerzos que cada grupo puede hacer a los efectos de crear mejores servicios destinados a nuestros investigadores. Éste puede ser un modelo para las agencias de fomento brasileñas”, dijo Lee Wilson, gerente de sistemas de Portage Network, una iniciativa creada en 2015 por la Canadian Association of Research Libraries, otro de los conferencistas del evento.

Open data: open science

“La idea de contar con datos abiertos permite que una gama de científicos pueda colaborar tanto desde el punto de vista de la investigación como compartiendo conocimientos y reutilizando resultados, datos y métodos de otros. Esto ayuda a crear tecnología, ciencia, conocimiento y riqueza económica y social”, dijo Bauzer Medeiros.    

Un ejemplo de uso de datos compartidos puede verse en los estudios del área de genómica como los que lleva adelante el brasileño Benilton de Sá Carvalho, investigador del Instituto de Matemática, Estadística y Computación Científica (IMECC) de la Universidad de Campinas (Unicamp) y miembro del comité gestor de la Brazilian Initiative on Precision Medicine (BIPMed). 

De Sá Carvalho es uno de los responsables de la construcción de una nueva herramienta que podrá facilitar la identificación de variantes genéticas causantes de enfermedades (lea más en: agencia.fapesp.br/25265).  

“Los costos de la producción de datos en el área de genómica son relativamente elevados, y la disponibilidad de individuos donantes de muestras de ADN y ARN son bastante acotadas. Por ende, la estrategia de open science y open data ha resultado esencial para las tareas que ejecutamos”, dijo De Sá Carvalho. 

El científico explica que puede utilizar un conjunto de datos que hayan sido producidos por otros grupos de investigación, por ejemplo, de manera tal de aumentar el poder estadístico de las inferencias que puede hacer en sus análisis. “Dos grupos pueden analizar juntos los datos que cada uno de ellos genera por separado”, dijo de Sá Carvalho, quien también forma parte de la Prorrectoria de Investigación de la Unicamp y representó por tal motivo al prorrector en el evento.

Transparencia

Más allá de la distribución de resultados y datos, que pueden reaprovecharse en otras investigaciones, otras ventajas de la open science residen en la transparencia y en la reproducibilidad. No por casualidad, Holanda cuenta con una iniciativa tan fuerte en este campo.

En 2011 se conocieron casos de fraudes en investigaciones realizadas en dicho país que derivaron en cesantías y en una grave crisis de reputación para las universidades que empleaban a los investigadores que fraguaron resultados.

“Los casos de esos fraudes en Holanda terminaron siendo un tipo de bendición [pues logramos apoyo para hacer que no se repitieran nuevamente]. Hubo un psicólogo y gente de las ciencias médicas que falsificaron trabajos. Produjeron artículos que llamaron mucho la atención, pero al final se supo que no habían hecho investigaciones verdaderas y que sus datos no existían”, dijo Dillo.

Según la directora del Data Archiving and Networked Services, ése fue un gran golpe para las universidades holandesas. 

“El buen resultado que derivó de eso consiste en que ahora los directivos de las universidades están mucho más atentos con relación al hecho de que los datos son sumamente importantes. Después de esos casos, se llevaron a cabo esfuerzos importantes a los efectos de implementar políticas de datos y también tendientes a crear infraestructuras computacionales en las cuales puedan almacenarse esos datos adecuadamente”, dijo Dillo.

Las conferencias del evento Open Science/ Open Data: Challenges and Best Practices in Scientific Data Management se encuentran disponibles en el siguiente enlace: www.fapesp.br/eventos/opendata.

 

Los temas más populares