Identificadas las poblaciones más vulnerables a trastornos mentales graves | AGÊNCIA FAPESP

Identificadas las poblaciones más vulnerables a trastornos mentales graves Los hombres jóvenes, las minorías étnicas y los habitantes de zonas con malos indicadores socioeconómicos tienen mayores probabilidades de padecer episodios psicóticos, apunta un estudio realizado en Europa y en Brasil (foto: Sander van der Wel/ Wikimedia)

Identificadas las poblaciones más vulnerables a trastornos mentales graves

01 de marzo de 2018

Por Elton Alisson  |  Agência FAPESP – Los varones jóvenes, las minorías étnicas y los habitantes de áreas con bajos indicadores socioeconómicos tienen una mayor propensión a padecer un primer episodio psicótico, tal como se define a la manifestación inédita de trastornos mentales que incluyen a la esquizofrenia, el trastorno afectivo bipolar y la depresión con síntomas psicóticos tales como alucinaciones, ideas delirantes y desorganización del pensamiento.

Esta constatación se desprende de un estudio a cargo de un consorcio internacional en el cual se estimó la incidencia del primer episodio psicótico en Brasil y en cinco países europeos: Inglaterra, Francia, Holanda, España e Italia.

En Brasil, este trabajo contó con el apoyo de la FAPESP y se realizó bajo la coordinación por Paulo Rossi Menezes, docente del Departamento de Medicina Preventiva de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo (FM-USP), y de Cristina Marta Del Ben, docente del Departamento de Neurociencias y Ciencias del Comportamiento de la Facultad de Medicina de la USP de la localidad paulista de Ribeirão Preto (FMRP). Y los resultados de la investigación salieron publicados en la revista JAMA Psychyatry.

“Éste es el segundo estudio realizado en Brasil referente a la incidencia de los primeros episodios psicóticos. El estudio más reciente de la incidencia internacional de trastornos psicóticos se había concretado en la década de 1980”, declaró Rossi Menezes a Agência FAPESP.

En los últimos años, ciertas investigaciones han indicado que la incidencia del primer episodio psicótico varía entre regiones y entre grupos poblacionales. En los países europeos se ha observado una mayor incidencia de dichos trastornos en los grandes centros urbanos en comparación con los pequeños pueblos y con las áreas rurales, y en grupos étnicos minoritarios, tales como los inmigrantes negros del Caribe y de África.

A los efectos de corroborar o refutar estas observaciones, los investigadores del consorcio realizaron un trabajo de identificación de pacientes que habían padecido un primer episodio psicótico. Esa investigación tuvo lugar en 17 centros urbanos y rurales de los seis países participantes entre 2010 y 2015. En Brasil, el estudio se concretó en 26 municipios de la región administrativa de la localidad de Ribeirão Preto, en el interior del estado de São Paulo.

Los investigadores identificaron a 2.774 pacientes que padecieron un primer episodio de trastornos psicóticos, de los cuales 1.578 eran varones y 1.196 mujeres, con una edad promedio de 30 años.

Los análisis de los datos indicaron una variación de ocho veces en la incidencia de los trastornos psicóticos entre las áreas estudiadas. Mientras que en Santiago de Compostela, en España, la incidencia fue de seis nuevos casos anuales por cada 100 mil habitantes, en París, Francia, la cifra trepó a 46 nuevos casos también por cada 100 mil habitantes y por año. En la zona de Ribeirão Preto, la incidencia fue de 21 nuevos casos anuales por cada 100 mil habitantes.

“El estudio confirmó que la incidencia del primer episodio psicótico varía mucho entre los grandes centros urbanos y las zonas más rurales, e indicó que los factores determinantes centrales de esa gran variación son ambientales probablemente”, dijo Rossi Menezes.

“Hasta finales del siglo XX se creía que los principales factores etiológicos [origen y causa] de los trastornos psicóticos serían genéticos, pero los datos del estudio apuntan que los factores ambientales desempeñan un papel sumamente relevante”, afirmó.

Los más vulnerables

Este estudio también apuntó que existe una mayor incidencia del primer episodio psicótico en varones con edades entre los 18 y los 24 años en comparación con las mujeres que se ubican en la misma franja etaria, lo cual confirma un dato relativamente consistente de la literatura, dijo Rossi Menezes.

De acuerdo con el investigador, estudios anteriores ya indicaban una mayor incidencia del primer episodio psicótico en varones jóvenes, y también que a medida que los hombres se acercan a la edad de 35 años, la incidencia de trastornos mentales en éstos tiende a equipararse a la de las mujeres. En mujeres adultas con edades entre los 45 y los 54 años, la incidencia de trastornos mentales es un poco mayor que entre los varones de esa misma franja etaria.

“No se sabe todavía con exactitud la razón de esa diferencia de la incidencia del primer episodio psicótico entre los sexos y entre las franjas etarias. Pero podría estar relacionada con el proceso de maduración cerebral, toda vez que el cerebro llega a su madurez entre los 20 y los 25 años. En ese período, los varones parecen quedar más vulnerables que las mujeres en lo que hace al desarrollo de trastornos mentales”, dijo Rossi Menezes.

Los investigadores también constataron una alta incidencia de primer episodio psicótico en minorías étnicas y en áreas con menor porcentaje de viviendas ocupadas por sus propietarios.

“Eso sugiere que las condiciones socioeconómicas de las personas y del ambiente en donde éstas viven desempeñan un rol importante en la etiología de los trastornos psicóticos. Urge comprender mejor los mecanismos implicados, a los efectos de poder explicar la variación de la incidencia de este problema entre las poblaciones”, sostuvo Rossi Menezes.

Los investigadores pretenden analizar los datos referentes al historial de vida de los pacientes, además de sus condiciones socioeconómicas, y compararlos con grupos de control de la población (personas que no exhibieron ese cuadro) con el fin de analizar los factores de riesgo para el desarrollo de un primer episodio psicótico.

Las experiencias traumáticas en la infancia y el consumo de marihuana en la adolescencia o al comienzo de la vida adulta, por ejemplo, constituyen factores que aumentan el riesgo de padecer trastornos mentales, según Rossi Menezes. “Si logramos identificar los factores de riesgo para el desarrollo de esos trastornos mentales en las poblaciones más vulnerables, será posible intervenir para disminuir su incidencia”, dijo.

Los trastornos psicóticos son responsables de una proporción significativa de la carga global de enfermedades, en razón de la incapacitación que provocan. Tienen a su vez una evolución bastante variada y pueden llevar a grados elevados de incapacidad. “Muchos de los pacientes requieren cuidados especializados en centros de psiquiatría y salud mental”, dijo Rossi Menezes.

Suscriptores de JAMA Psychyatry pueden leer el artículo intitulado Treated incidence of psychotic disorders in the multinational EU-GEI study (doi: 10.1001/jamapsychiatry.2017.3554), de Jongsma y otros, en el siguiente enlace: jamanetwork.com/journals/jamapsychiatry/article-abstract/2664479.  

 

  Republicar
 

Republicar

Agência FAPESP licencia sus noticias y otros tipos de materiales vía Creative Commons CC-BY-NC-ND, para que se los pueda reproducir gratuitamente y de manera sencilla en otros medios de comunicación digitales o impresos. Debe adjudicarse la autoría (el nombre del reportero), como así también la fuente (Agência FAPESP). El uso del botón HTML permite contemplar estas normas, cuyos detalles pueden leerse en la Política de Reproducción Digital de Agência FAPESP.


Los temas más populares